ALSA - O como recorrer 500 Km en 9 horas

Amigos todos:

Quedaba pendiente contarles un episodio digno de Tintin, el cual relato a continuación

Varados en Madris culpa de Alitalia y la valija perdida (En español - maleta), el vuelo propuesto para el día viernes a la noche en lujoso avión de 130 Euros fue reemplazado por un más adecuado viaje en Autobus de 33 Euros para el día domingo. Duración estimada del viaje : 9 hs, llegada prevista a las 23 hs ¡Un viajón!

Todo fue sencillo a la hora de abordar la unidad, ya que una pancarta luminosa nos indicó el destino claramente y entre una abigarrada multitud formada por moros (Negros), andaluces, alemanes, gallegos, etc. subimos luego de depositar nuestro equipaje en las bauleras, operación que realizamos sin la asistencia de personal especializado (Como en Retiro, moneda mediante), lo cual nos dejó muy intranquilos y nos forzó a revisar en cada parada que no nos extrajeran nuestro equipaje. Gracias a Dios esto afortunadamente no ocurrió.

Hacía un calor atroz y al subir constatamos que no había aire acondicionado, solo unas pequeñas aberturas que tiraban un aliento tibio sobre nuestras embotadas ideas, digamos de paso que a las dos horas de salir el tema empezó a ponerse espeso ya que ninguna ventanilla abría y los servicios sanitarios se habían declarado en huelga (O sea Fuera de Servicio) y hacían oler sus protestas por toda la unidad.

Para subsanar este inconveniente hicimos una parada en el pequeño pueblo de Villalpando, el cual se dedica al queso de ovejas y en donde el orin de la fuerza económica local da un particular aroma a la terminal de autobuses, donde nos anuncian la partida de nuestro coche mediante altoparlante cuando somos los únicos viajeros que hay en la terminal.

Está de más decir que el viaje fue una tortura aunque se pasó rápido ya que recorrimos o dormimos, según sea el caso, media España. Desde la calurosa Madris hasta la casi alpina Montferrara, la académica Lalin y otras ciudades de Galicia en la autovía A Coruña.

El final fue feliz con una llegada sin mayores olores ni accidentes hasta Santiago, donde encontramos rápidamente el hostal reservado el día anterior.

Prometo nuevos mail para instruir a aquellos que piensan en un próximo viaje o estadía, la realidad es que la cosas no son tan rosas como se ven desde BA y que hay que hacerse duro el corazón para soportar el choque.

Saludos a Todos.

Bárbara y javier

Comentarios