Una semana después...

La nota triste es que mi tío Benito está grave y por eso no estamos de humor para escribir estos días, pero después de pensar un poco vimos que lo mejor que podemos hacer es seguir rezando y aprovecharlos a todos ustedes para pedir por su salud y por su familia, por eso este mail empieza con mangaso.

Puente

Hoy empezamos el fin de semana puente el cual empieza el jueves con la asunción de la Virgen como fiesta nacional y sigue mañana con la fiesta de San Roque, una fiesta bien gallega. De ahí que hoy a las 3 de la tarde empezó el éxodo de toda España hacia un poco de sol y playa, incluidos nuestros amigos de Madriz que van a dormir en la embajada de Arg (Nuestro cuarto de invitados) y a los cuales vamos a enseñar las playas gallegas hasta el domingo.
Esperemos que el tiempo se mantenga espectacular como hasta hoy.

Las Catedrales de Santiago de Compostela – 2° Parte – El medio y abajo.

Retomemos el recorrido que hicimos días a de La Catedral de Santiago la cual a pesar de sus muchas construcciones y estilos debe su gran influencia sobre Europa y España a un obispo de acá que se llamaba Diego Xelmires y que fue el que le dio polenta al tema cuando media España estaba ocupada por lo moros, hasta tal punto logró su objetivo que se le llegó a incriminar por querer reemplazar Roma.

Dieguito se dedicó a promover el culto y la liturgia impulsando a los distintos arquitectos que hicieron los últimos cambios importantes que se pueden observar aún hoy en la Catedral y si hilamos más fino nos vamos a dar cuenta que la ciudad le debe su esplendor al ímpetu de este personaje lo cual lleva la cadena de acontecimientos hasta el día de hoy con nuestra llegada a esta linda metrópolis y bien vale un ¡Aguante Diego!.

El hecho es que de la mano del Padre Elisardo recorrimos el techo y después pasamos a la parte interior de la catedral donde paseamos una vuelta por arriba desde una galería parecida a un balcón que rodea toda la catedral por dentro en la cual los peregrinos solían pernoctar luego de llegar a la ciudad del Apóstol. De acá surge todo el verso del Botafumerio que resulta que es un incensario marca cañón para disipar el olor generado por la multitud pernoctante, sin embargo no es así y tenemos que admitir que en esto debemos derribar un mito que nosotros mismos contribuimos a implantar.
Sea, Mito derribado entonces, la mayoría de las catedrales lo tenían y era un elemento ritual común en España.

Desde esta galería superior pudimos distinguir el altar mayor con su baldaquino, esto último es como el altar de la Basílica de San Pedro con columnitas y techo, en la parte superior estaba el Apóstol en su versión Matamoros, vestido de armadura con una espada en la manos y varios árabes vencidos a sus pies algo para nada ecuménico para los días de hoy pero que representa claramente el lazo que unía a los españoles con su patrono a la hora de echar al invasor moro.

Luego pasamos a la parte de abajo y dimos otra vuelta distinguiendo algunas de las capillitas más conocidas, y fuimos luego al la puerta principal donde está el pórtico de la Gloria en el cual uno de los últimos ingenieros que trabajaron acá, el Mestre Mateo, hizo una torta de estatuas que ornan todo el lugar y describen todo el Apocalipsis de una manera muy detallada.

Ahí estuvimos como media hora y empezábamos a estar como ustedes: cansados, después de esto recorrimos un poco la sala de reliquias donde deberíamos haber pagado 3 Euros y que pudimos evitar gracias a la jerarquía eclesiástica de nuestro guía y como corolario dimos un vistazo breve al museo.

Conclusión : Increíble, fantástico e insuficiente, da para ir 3 veces más y recorrer en serio todo lo que nos quedó, aunque es difícil combinar horarios y a veces pasan días sin que entremos al casco histórico, pero que vamos a hacerle, Dios le da pan al que no tiene dientes.

De nuevo les pedimos oraciones para Benito Laxague y los saludamos hasta la próxima.

Bárbara y Javier


Recorriendo Galicia:

Este fin de semana puente, y con un clima irregular, vinieron Federico y Alejandra de Madriz y pudimos salir a recorrer las rutas gallegas en un autito que habían alquilado, hicimos el jueves (día de la Asunción) casi 200 Km. y ayer un poco más. Recorrimos La Coruña, Betanzos, Ferrol, Mabegondo, Abegondo, etc y miles de otros pueblitos de nombres tan particulares en nuestro periplo del norte mientras Bárbara a trabajaba por que el jueves era festivo nacional, en cambio ayer que lo era nada más que gallego (San Roque) recorrimos el sur, desde Vigo y Baiona hasta La guarda y Ordes.

Ya sabemos que para ustedes los nombres no suenan a nada, pero no importa, el tema es que recorrimos desde el norte hasta el sur casi toda Galicia y pudimos meternos en lugares recónditos de pequeñas aldeas donde lo único que se veían eran un par de viejitos y algún burro, encontramos muy pocos lugares salvajes, si los había eran con caminos y a 3 km de alguna aldea lo cual habla de lo poblado que está todo.

Mención aparte representa el parque eólico del cual vimos los ventiladores tamaño baño, el castilllo de Gondomar, Baiona y La guarda, pasemos a detallar estos últimos cuatro.

A Garda

Nos habían hablado muy bien de este lugar espectacular con su playa en las orillas del río Miño (El que separa España de Portugal en el Norte) en su desembocadura en el Atlántico, con su clima espectacular y su paisaje increible desde el Monte Santa Tecla. Cuando llegamos bordeando la costa rocosa y muy simpática en un día de sol espectacular como no lo hubo ese día en toda España, augurábamos lo mejor para unas horas de playa perfect, inclusive pensábamos acceder al monte Santa Tecla para hacer un avistaje de las costas lusitanas (Portuguesas) pero al llegar todo lo que encontramos fueron una playa pequeña, una nube que lo cubr{ia todo con niebla y el agua helada como siempre

Comentarios