La siesta

Ayer estaba entusiasmado por haber encontrado la casita, pero después pensandolo bien en mi habitación del hotel tengo mis dudas. No quiero hacerme el histérico, pero es muy chica, veo que la única alternativa para que estemos cómodos es hacer el living en el garage sino fuimos, no vamos a poder ni movernos. Por otra parte el hecho de que no tenga calefa es un macanón, ya veremos cuando me pueda comuncar con mi wifa a ver que dice.

Desde que vine al pueblo incorporé una buena costumbre, la siesta, todo los díias antes de hacer un mini plus de trabajo a la tarde me tiro en la camita y despunto un poco de sueñito. Me ayuda a reponerme de todos estos vajes a la Capi.

Hoy hice funcionar el Snort en la oficina, voy a dejarlo funcionando unos días.

Saludos

Comentarios