River-bosta (semi Libertadores)

Les adjunto el comentario del partido...
No tengo muchas ganas de escribir de esto, me quedo con como gallinearon los bosteros en el gol de Nasutti.

Hola amigos:
Llegamos al Monumental a las 18.20 hs. con toda la trouppe peruana, Carla, su hermana y un compañero de trabajo. Para ellos somos baratos y buenos.
Muy poco control, pese a todo lo que se escribía y se decía. Solo un leve cacheo y adentro. Mi problema, de ser vitalicio y tener una entrada numerada de la San Martín baja y querer estar con mis Tarnes queridos en platea alta, fue rápidamente superado, luego de que mi explicación de que un vitalicio puede entrar en cualquier sector de la cancha, fuera rechazada con un "menos hoy", pero pudo más el pucherito de Andrea que permitió que subiera raudamente los 125 escalones y nos sentáramos los 5 juntitos en los mismos asientos de siempre.
La diferencia fue que esta vez, cambiamos el orden, por las dudas. Que lindo que estaba el Monumental. Todo lleno. Y diría algo más, dado que las populares estaban pobladas por sardinas, y las plateas a pleno, menos el engendro de platea centenario alta, el corralito, donde había unos lugares vacíos.
Ver a toda la gente del interior, a todas las filiales presentes con sus banderas, nos hacía entender, quien tiene la mayor hinchada. Los borrachos buscados, entraron portando grandes paraguas que servían para que no se vean sus cabezas, y el resto con banderas de palo. Cientos de ellas.
El que no salta es un bostero¡ Llegué a la conclusión que los 800 infiltrados eran los policías que estaban separando hinchadas en los lugares de siempre. Realmente insólito. Y los cientos de "personal privado", faltaba que se tomaran de la mano para hacer una ronda gigante alrededor del campo. Estaban estos infiltrados a la vista de todos y nadie lo notaba, pese a que tampoco saltaban.
Bien, se larga el partido. Toc, toc, hacía el corazón. Se largó la teoría del complot. Y la victoria del fútbol mediático. Todo bien pensado para ganar los partidos afuera y adentro.
Baldassi, impresentable. Mas que un referi se parecía a mi vieja, dado que no paraba de hablar. "Guarda que te hecho si haces tiempo", le dijo más de 100 veces al Melli, y Pato "dejate de joder y sacá de una vez". Amiguismo versus el reglamento. Así es más fácil.
Los bosteros, con dos líneas de cuatro, hacían la del anti fútbol. Tiempo a rajatabla, igual el soplapito, hoy está descomplotando. Hacer tiempo era lo mismo que jugar.
Penal, que penalazo. Lo vieron todos, menos Baldassi. Perdón, lo vio, pero hay que sacar el partido, y no vaya a ser de que él es parte del complot. Maxi López aún está pensando si realmente lo agarraron o lo soñó, porque fue muy alevoso, pero ya fue.
Ahora bien, nosotros tampoco llegábamos. Hacíamos el gasto, pero en tres cuartos. Perdíamos numéricamente en los últimos metros. Faltaba volumen de juego e ideas.
Hoy el Rolfi no se metió, Masche no sabía donde pararse, Coudet es muy lento, y sin poder decir que jugaba mal, la realidad es que no aportaba y sus centros iban siempre a la cabeza del flaco Schiavi.
En lugar de atacar por el lado de Lucho, que era el único que quería tratar la pelota por lo bajo, se venía por el centro y por la derecha. Ergo, llegamos o arrimamos tres veces, penal incluido. Muy poco.
Y ellas. Cero, totalmente cero. Pero dejaban dos delanteros que se llevaban tres defensores. Esta era la clave para ganar mateméticamente detrás. Muy bostero.
En el segundo, al segundo minuto se hace rajar por doble amarilla un azul/orina.
Y me dije la mesa está servida. Y ni que hablar cuando a los 10 minutos Lucho la engancha, pasa en velocidad y le mete un misil al lado del palo opuesto. El abrazo con la Tarne mujer fue único, solo de aquellos que un padre puede lograr con su hija al compartir una emoción tan intensa. Gaby se encargaba de rodear con sus dos brazos a las peruanitas.
Y bueno, vamos River, que los tenemos. Faltan 35 minutos. Hay que empujarlos.
Jua, no soltamos a los volantes ni a los medios y encimala cancha se inclina en el chiquitaje. El pato Abondancieri me daba vergüenza ajena, y me preguntaba si éste es el mismo que está en el seleccionado. Hacía tiempo y más tiempo y recibía el "dale sacala". El Melli, bueno, estuvo en sus grandes noches. El inventor del tiempo perdido. Hasta Bianchi metía dos pelotas en el campo. El contrario no existía porque no tienen nada. Juegan como un equipito chico.
Se va lesionado Amelli e ingresa Fernández. Se va Mascherano y entra el Chileno, pero juega increíblemente de doble 5. Es decir que hoy tácticamente, tampoco la teníamos toda. Hicimos los tres cambios y el único que da RH+ es Caño, que ingreso directamente en el segundo en lugar del Chacho.
Faltan los inponderables. Aquellos que siempre, pero siempre nos hacen sufrir y repetir la historia, como el cuento de la buena pipa. Y en una misma jugada, el sacador del partido, nos saca dos jugadores. Patada increíble a Rojas, que queda en una pierna. Nassuti que la toca con la mano para detener la jugada y tirar foul a favor, y no entiende porque le sacan amarilla si a su compañero lo sacudieron y encima marcan para el otro lado. Sambueza, meta discutir con el linesman pidiéndole que se saque los anteojos negros y algo más.
Afuera expulsado. Y se van también, Astrada y la Hormiga. Quedamos con 9 y ellos con 10. Y sin cuerpo técnico. Estupor, incomprensión. Que pichis que somos. Y de esta jugada viene un centro, un pase atrás y Teves que la engancha. Una sola pelota al arco y uno a uno.
De no creer. Me tomo la cabeza, y murmuro "no puede ser, no puede ser".Y bue, vamos a seguir viendo el partido, dado que Baldassi lo raja a Teves dado que nos mostraba lo gallina que somos con sus brazos. En castellano, nos da oxigeno. Nueve contra nueve.
Quedan pocos minutos. Y vamos para arriba. Foul, tira Cave, oh estaba en la cancha, alguien que la peina para atrás y por el segundo palo Nassutti que la mete. Saltábamos como langostas. El corazón se me iba por la boca, y "aún estamos vivos" era lo que pensaba.Siete minutos de descuento. Mirá si hicieron tiempo. Que en realidad fueron solos dos. Los otros 5 estuvieron discutiendo para tirar un corner, para atender al pato y para hacer un tiro libre. Nos siguen mojándonos la oreja.
Y así, el fiel representante de la actualidad argentina, el anti fútbol, llega a los penales. Se dieron cuenta que habíamos ganado 2-1?. No, nadie se dio cuenta. No alcanzaba.
Y bueno. Era visto. Los milagros no se dan dos veces. Para colmo metemos los primeros cuatro y el quinto lo ataja el arquero poluto luego de adelantarse un metro, que más da, si Baldassi solo quiere terminar y leer mañana el diario tranquilo.
Cinco a cuatro en penales. Cuando hacen el último, me siento acongojado y miro a mis hijos sin entender.
El referi se abraza con los linesman, porque sacaron el partido y se van vivos. Abajo hay unos 20 energúmenos que saltan, mientras 65000 personas ni los miran y están en silencio. Aplausos para Maxi, algo de River, River, y aquí estoy, junto a todos Uds. como siempre.
No arrugo. Le pongo el pecho. Que le vamos a hacer, me gusta el fútbol, el fútbol del Millo. Nunca podría ser de la bosta, no siento ganar así un partido, aunque me lleve camino a la copa. Quiero otra cosa para mí y para mis hijos. Y por eso, soy y será, gallina hasta la muerte.!!
Un abrazo
El Lic.
Lic. Alberto Bursztyn

Comentarios