La comunión en la mano...

Una lectura interesante acerca del porqué No a la Comunión en la mano.
EMHO el tema es una cuestión de piel inicial que me ha hecho volver a la comunión sin manos, una mezcla de respeto e indignidad hacia el Misterio. , además , desde que dejé la Comunión en la mano para volver a la vieja forma, mi ojo se puso más sensible acerca de aquellos que comulgan con la mano y lo hacen sin respeto.
Prometo los días siguientes poner no tanto enlace, y si algo de mi factura. Son días movidos en lo terrenal (laburo) y lo espiritual.

Comentarios

  1. Estaba pensando que el sacerdote, toma la hostia consagrada en la mano. Yo personalmente nunca me anim� a tomarla as�, me siento muy ni�a en la fe, como para hacerlo, prefiero que me la den en la boca, pero si la gente se anima,no veo que sea m�s o menos sagrada la boca que las manos. No creo que en las primeras comunidades cristianas tomaran directamente el Pan Eucar�stico con la boca.
    Pero igual voy a leer la carta. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. SI, pero lo que dice la carta, es que el rito de consagraci�n de las manos del sacerdote o del ministro de la Eucarist�a asegura que esas manos son dignas, a pesar de que el alma de quien las lleva no lo es.
    �Acaso alguno de nosotros es digno?

    ResponderEliminar
  3. Yo normalmente comulgo en la boca; y desde hace tiempo estoy esperando encontrar alguna buena explicaci�n de los obispos argentinos de por qu� decidieron pedir el indulto para introducir la comunion en la mano.
    Pero:
    La carta me parece digna del esp�ritu de Panorama Catolico: es espiritu tradicionalista en el peor sentido de la palabra (no exclusivamente catolico). El que siempre busca la peor interpretaci�n a cada cambio, y siembra desconfianza y divisi�n en nombre de la ortodoxia.
    Todos los argumentos de la carta son respetables -pero el tono, el espiritu, me da mala espina.
    Ya conoc�a el argumento de las manos del sacerdote vs las manos de los otros fieles (el obispo Laise habla de el en su folletito en contra de la comunion en la mano).
    Me parece interesante y sugestivo; pero nada m�s; tambi�n tiene algo de argumento panfletario, "buscado", como de abogado...
    Y la divisi�n entre buenos y malos sacerdotes, la imputaci�n de que estos son los que apoyan la comuni�n en la boca con el intento de desacralizar y desvalorizar la eucarist�a, el palito solapado al Concilio
    (y a toda la "nueva misa", como puede verse), el llamado a "resistir" y a "luchar" por "las tradiciones"... Bueh.
    Conozco algo de eso, y porque han estado cerca de seducirme les tengo cierta repulsi�n.

    Mucho m�s cerca -en esp�ritu- de Mons. Lefevbre que de Juan Pablo II (o de Benedicto XVI). El esp�ritu integrista, siempre tiene mucho de miedo, en el fondo.

    ResponderEliminar
  4. El tema del respeto se puede faltar de una u otra manera. Hay gente que comulga en la boca y luego le da la hostia al beb� porque no le gust�. :O (Me lo han contado)
    Tambi�n se puede comulgar en la boca teniendo un chicle en la misma, o poni�ndose a jugar con la hostia con la lengua...
    En definitiva, lo importante no es el acto externo sino la conciencia interior de lo que se hace. Si el comulgante no sabe qu� come, la verdad, no le cambia para nada si la hostia pasa por la mano o no.
    Yo creo que lo importante siempre es hacerlo con el infinito respeto que nuestro Se�or se merece, sea en la boca o en la mano. Siempre con conciencia de lo que se va a hacer.
    Yo comulgo en la boca pero por costumbre, nada en especial. Adem�s, como soy organista de mi parroquia y estoy tocando mientras se canta la canci�n, tengo las manos ocupadas. :P Aunque no por esto dejo de tener presente lo que estoy haciendo.
    Si comulgara en la mano, me preocupar�a por lav�rmelas antes de ir, y de no ensuci�rmelas.
    Si de higiene se trata, el ministro de la eucarist�a tampoco sabemos qu� hizo antes de agarrar la hostia y pon�rnola en la boca (adem�s de haber metido esos mismos dedos en decenas de bocas antes).
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Comparto las dos reacciones, la de que es un argumento esgrimido a veces con un tono integrista (me gusta m�s farisaico). Y que la mano o no la mano no son la medida del respeto o la dignidad del sacramento.

    Lo que yo rescat� acerca de la carta fue que este tema se debe resolver argumentando al utilidad y sacralidad de la comuni�n en la mano.

    Habr�a que pensarlo dejando pasar las dos observaciones anteriores.

    ResponderEliminar
  6. Que dir� yo, pues que la situaci�n esta entre dos extremos, y da cosa pensar que la defensa a ultranza de la comuni�n en la boca poniendo como maligna y obra del diablo la comuni�n en la mano, por ejemplo usan apariciones marianas dudosas:
    http://www.tldm.org/spanish/directives/spd003.htm
    O de sitios claramente tradicionalistas y pareciera mas cercanos a Lefevre como se�ala Hern�n, si no, fijate en esto:
    http://idd009zz.eresmas.net/doc39.html
    Y el pie de p�gina como que da miedo :P
    Nuestro agradecimiento a MISA LATINA, "Bolet�n pro-lit�rgia romana tradicional publicado en Argentina."
    La posici�n intermedia e id�nea es esta:
    http://www.4buenasnoticias.com/misa/mano.html
    resumiendo: la comuni�n en la mano no es mala (si no la santa sede no la permitir�a) pero es opcional, por eso los Obispos PIDEN permiso para administrarla en sus di�cesis y si se permite pues es con instrucciones y ense�anza. En suma es una opci�n v�lida sin argumentos teol�gicos que la invaliden. Las razones pr�cticas s� parecen no hacerla permisible, e historicamente parece ser que esa fue la raz�n por la que se llev� a la pr�ctica usual de la comuni�n en la boca, ya que en la mano da pie a abusos o sacilegios (da pie pero no es que la promueva).
    Mas claro la declaraci�n vaticana:
    http://www.corazones.org/sacramentos/eucaristia/mano_comunion.htm

    ResponderEliminar
  7. Que dir� yo, pues que la situaci�n esta entre dos extremos, y da cosa pensar que la defensa a ultranza de la comuni�n en la boca poniendo como maligna y obra del diablo la comuni�n en la mano, por ejemplo usan apariciones marianas dudosas:
    http://www.tldm.org/spanish/directives/spd003.htm
    O de sitios claramente tradicionalistas y pareciera mas cercanos a Lefevre como se�ala Hern�n, si no, fijate en esto:
    http://idd009zz.eresmas.net/doc39.html
    Y el pie de p�gina como que da miedo :P
    Nuestro agradecimiento a MISA LATINA, "Bolet�n pro-lit�rgia romana tradicional publicado en Argentina."
    La posici�n intermedia e id�nea es esta:
    http://www.4buenasnoticias.com/misa/mano.html
    resumiendo: la comuni�n en la mano no es mala (si no la santa sede no la permitir�a) pero es opcional, por eso los Obispos PIDEN permiso para administrarla en sus di�cesis y si se permite pues es con instrucciones y ense�anza. En suma es una opci�n v�lida sin argumentos teol�gicos que la invaliden. Las razones pr�cticas s� parecen no hacerla permisible, e historicamente parece ser que esa fue la raz�n por la que se llev� a la pr�ctica usual de la comuni�n en la boca, ya que en la mano da pie a abusos o sacilegios (da pie pero no es que la promueva).
    Mas claro la declaraci�n vaticana:
    http://www.corazones.org/sacramentos/eucaristia/mano_comunion.htm

    ResponderEliminar
  8. A la pipette, Jes�s, un trabajo �nico. Mucho mejor que mi post inicial. Me inclino ante la evidencia.

    ResponderEliminar
  9. Personalmente, aunque tiene algunos puntos interesantes, no me gusta la carta. Me suena al t�pico discurso anticonciliar (cosa que no es extra�a a Panorama, pr cierto) Al comienzo nom�s dice "debemos evitarla pese a que la autoridad de la Iglesia lo autorice " Me parece una frase terrible. Yo me someto a la autoridad de la Iglesia, es una cuesti�n de obediencia y fidelidad. �No es m�s transgresor no someterse a la autoridad? Eso hicieron, precisamente Lutero, Calvino, Enrique VIII, pensando que su parecer era mejor que el parecer de la Iglesia. Yo prefiero someterme, humildemente.
    Vale aclarar que yo elijo comulgar siempre en la boca, es m�s, nunca lo he hecho en la mano y ni siquiera tengo en cuenta esa opci�n. Pero la Iglesia lo acepta, por algo ser� (ser�a bueno averiguar por qu�). Lo acepta pero no lo impone, es m�s, lo deja a decisi�n de cada obispo. As�, por ejemplo, en San Luis no se puede comulgar en la mano. Tambi�n hay disposiciones para ello, como la forma en que se debe recibir la Hostia y la atenta observaci�n del sacerdote (cosa que no siempre se hace, lamentablemente) en que la persona la lleve a su boca. He sabido tambi�n de algunos sacrilegios que se han cometido, pero tambi�n se pueden cometerlos recibiendo con la boca. Creo que es fundamental el papel de sacerdotes y ministros de la eucarist�a, a quienes muchas veces se los ve muy poco atentos en qui�nes y c�mo reciben la Sagrada Comuni�n.
    Perd�n por lo desprolijo y entreverado, lo escrib� muy r�pido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Personalmente, aunque tiene algunos puntos interesantes, no me gusta la carta. Me suena al t�pico discurso anticonciliar (cosa que no es extra�a a Panorama, pr cierto) Al comienzo nom�s dice "debemos evitarla pese a que la autoridad de la Iglesia lo autorice " Me parece una frase terrible. Yo me someto a la autoridad de la Iglesia, es una cuesti�n de obediencia y fidelidad. �No es m�s transgresor no someterse a la autoridad? Eso hicieron, precisamente Lutero, Calvino, Enrique VIII, pensando que su parecer era mejor que el parecer de la Iglesia. Yo prefiero someterme, humildemente.
    Vale aclarar que yo elijo comulgar siempre en la boca, es m�s, nunca lo he hecho en la mano y ni siquiera tengo en cuenta esa opci�n. Pero la Iglesia lo acepta, por algo ser� (ser�a bueno averiguar por qu�). Lo acepta pero no lo impone, es m�s, lo deja a decisi�n de cada obispo. As�, por ejemplo, en San Luis no se puede comulgar en la mano. Tambi�n hay disposiciones para ello, como la forma en que se debe recibir la Hostia y la atenta observaci�n del sacerdote (cosa que no siempre se hace, lamentablemente) en que la persona la lleve a su boca. He sabido tambi�n de algunos sacrilegios que se han cometido, pero tambi�n se pueden cometerlos recibiendo con la boca. Creo que es fundamental el papel de sacerdotes y ministros de la eucarist�a, a quienes muchas veces se los ve muy poco atentos en qui�nes y c�mo reciben la Sagrada Comuni�n.

    Perd�n por lo desprolijo y enredado, lo escrib� muy r�pido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Un cura all� hace tiempo dec�a que le gustaba ver a la gente en procesi�n con sus manos extendidas como "pidiendo" a Cristo.

    A m� me gust�. No s� si fue por eso que ahora "comulgo con la mano". No s� porque "comulgo con la mano". Pero lo hago as�.

    No te r�as pero creo que me molestaban mucho las dificultades a la hora de abrir la boca y coordinarlo con la mano del ministro y etc. (dar detalles ya me parece en exceso vulgar). As� que la nueva disposici�n me vino "al pelo".

    Yo lo hago con respeto. Ya pongo la smanos en posici�n desde unos metros antes y esa posici�n me ayuda a ser consciente de aquello que dec�a el cura que mencion�.

    Y hasta que no tengo a Cristo en la boca no giro (da no s� qu� hablar de esto ac�). Es un error muy com�n, apenas agarrada la hostia ya emprender un giro. Pero la "regla" dice que no hay que retirarse hasta que no est� en la boca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Eso lo veo todos los fines de semana... Toda la gente est� pensando m�s en que la misa termina, en qu� va a comer luego, que en lo que est� haciendo. La minor�a son los que comulgan como corresponde delante del ministro.
    Ver la ligereza con la que comulgan me demuestra la ligereza con la que encaran la Santa Misa... s�lo por rutina.

    ResponderEliminar
  13. Me parece que se cae en la tentacion de poner el enfasis donde no debe estar. Se ve que el demonio quiere distraernos de lo que realmente hacemos al comulgar: recibimos a Cristo, que desde nuestro propio ser irradia su gracia, y al mismo tiempo nos une al resto de los hermanos que comulgan tanto en nuestra parroquia como en miles de otras parroquias del mundo entero. Eso es lo que cuenta. Eso es lo que debemos discutir. Que si en la mano, o si en la boca es tan secundario! es como dije, poner el enfasis donde no debe estar. Es como tambien dijo, caer en una tentacion del maligno, para que en vez de ver la Eucaristia, nos fijemos en las manos que nos la pueden entregar...

    ResponderEliminar
  14. Sin duda anonymous, pero me parece v�ildo el ejercicio de todos modos, los sacramentos tienen esp�ritu y forma...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario