O dia do Apóstolo

Ayer con Bárbara recordábamos con cariño el día del Apostol en las dos oportunidades que nos tocó en suerte estar en Santiago.
El primer año (2002) desde una posición privilegiada en uno de los dos torreones del seminario, con el padre Elisardo Temperán como exquisito anfitrión. Y el segundo año (2003), tranquilos desde casa con Mini Inés durmiendo en su cuna y nosotros viendo el asunto por televisión.

Comentarios

  1. Elisardo, no Aberlardo.
    Yo este a�o no lo he visto ni por la tele.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario