Aceite caliente + Santi

Bueno, toca el momento de las malas noticias...
Ayer estaba Mamá preparando el almuerzo de Papá con el denso de Santi entre las piernas (como siempre). El menú incluía suculentas milanesas fritas en aceite a las cuales Mamá estaba dando vuelta con un tenedor.
En el peor momento, milanesa y tenedor decicieron separarse provocando un pequeño tsunami de aceire hirviendo que fue a dar en el rostro de Santiago.
Alaridos y gritos desesperados con una rápida humectación de la zona, evitaron un mal mayor, pero no el mal trago.
Ahora mi díscolo hermano menor acusa unas manchas rojas sobre la nariz, que van desapareciendo lentamente, gracias a Dios el asunto no pasó del susto.

InesMP

Comentarios