Esperen un poco

La verdad es que esto es un aluvión, mucho laburo, viajes continuos (para terminar un año ajetreado) y los centímetros que no paran de acumularse en nuestras tre pequeñas almas a cargo. Quería contarles acerca de Cristo rey, de "¡Hijo de David, ten piedad de mi!", acerca de leer el documento de los obispos (un poco soso, diría yo) y del la marcha GTLMNSDFTRSSDPX (ni se como se escribe la sigla y me da la impresión que cada año ponen una letra más), etc. Pero el tiempo me está ganando...
Prometer no prometo nada.
Tampoco pido disculpas por el atraso, eso es lo que no hay que hacer nunca en un blog.
¿Dejar el blog? ¡Ni a a palos!.
Sirva este post como un ayuda-memoria

Comentarios