Papá Noel

En casa a Inés no le contamos acerca del gordito de la derecha. Tal vez sea porque no queremos que la Navidad sean regalos y más regalos de un señor excedido de peso, que viene en un trineo con renos o en una botella de Coca Cola.

Más allá de que imagino que los lectores de este blog aprueban este tipo de medidas, llama la atención el hecho de que haya mucha gente que hace lo contrario y que lo ve como algo positivo para la educación de los hijos.

No quiero fijar una postura fundamentalista, la verdad es que tras este asunto hay más dudas que certezas. Lo que queremos como padres es que la Navidad sea el nacimiento de Cristo (en la historia y en los corazones), antesala de la Pascua y alegría de la Redención.

De alguna manera lo veo de este modo, es como si para la fiesta del aniversario de casados de los viejos (fue ayer, 36 años, vaya el saludo), los hermanos Pincemin tomáramos a Ghandi, le cambiamos el nombre a "el viejo de la túnica" y nos hacemos regalos todos los 27 de Diciembre diciendo que los trae "el viejo de la túnica". Bastante ridículo ¿No?

Comentarios

  1. El 23/12 en Zenit hay una nota interesante que explica la evoluci�n y hay una pregunta de c�mo decirle a los chicos. La respuesta no es definitiva, por supuesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario