9 de marzo de 2006

Traición al Gral San Martín (el tren)

A Eduardo le pasó lo que le pasa a ls traidores de su calaña. En un arrojo de locura injustificada ofendió a los dioses ferroviarios y tomó, ¡Horror! El charter Bella Vista - Retiro con todas sus comodidades.

Pero hasta la hacienda más baguala cae al jagüel con la seca y 14 $ de ida y vuelta son demasiados, sobre todo cuando el tren hace el recorrido por escasos 0.95 (si mal no recuerdo). El castigo fue in situ y representado por un sueño profundo que lo hizo perder su estación y volver cabisbajo ante la evidencia de los poderes dominadores .

Tal vez es dificil determinar para los lectores lo que representa haber viajado durante 10 o más años en tren todos los días, sobre todo si ese tren es el Gral San Martín (en sus distintas denominaciones), como ejemplo vaya un botón de ROME .

A mi me pasó una vez, solo Dios sabe como ofendí a las musas del riel. Un viernes a las 11 de la noche volvía de la Facultad con todo mi sueldo en el bolsillo (600 pesos bien ganados) y caí en un profundo sueño que fue interrumpido por alguna estridencia salvadora a la altura de JCPaz. Despertarse, reaccionar y bajar de la formación en movimiento fue cuestión de 4 segundos.

Me encontré en el andén sin posibilidad de poner proa al este (era el último servicio) en una estación inhóspita y con cercano sonar de cumbias (estaba a pasitos de Terremoto bailable). No hubo más remedio que buscar un auto de alquiler (un Renault 12 en franca decadencia) y recorrer el largo trayecto con la tranquilidad de que por lo menos este viaje me iba a ahorrar la caminata de casi 10 cuadras que había desde la estación hasta casa, proporcionando una seguridad adicional a mis pingües beneficios mensuales.
Image hosting by Photobucket

Pero los elementos son implacables (por más que queramos sacarles ventaja a toda costa) y faltando unas cuadras para llegar, el auto francés de bíblico número seguramente influido por su paso reciente por las vías vengadoras, detuvo su marcha sin motivos aparentes y me obligó a volver caminando a casa con la cabeza gacha y el orgullo en los zapatos.

Tomen recaudos de no ofender a los dioses de la vía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...