Dar hermanos

Viendo que la gente anda buscando (esperemos con éxito) y los que ya trajimos (con éxito) hermanitos para nuestros hijos, enturbiaba mi mente (por no decir pensar, que es mucho) acerca de lo que representa el hecho de darle hermanos a los reyes de la casa, de cómo esto va a afectar su vida, su educación y su salvación.

Obviamente yo tengo el prisma de haber sido el hermanos mayor de muchos hermanitos, con lo bueno y lo malo que puede tener esto pero sobre todo reconociendo que es valioso para aprender conceptos como la familia y la generosidad.

IM006502

Descartando este prisma y con la mirada objetiva, es cierto también que al tener hermanos, nuestros hijos dejarán el egoísmo del hijo único/exclusivo y lo van a reemplazar por una versión más refinada y sutil o por una cuota de generosidad (¿quien sabe?). El hecho es que deberán aprender a compartir y a entender el concepto de hermano como una realidad que los supera y los hace mejores.

Está claro que hay mil situaciones muy diferentes de familia a familia, pero este es sin duda un regalo para nuestros hijos ¿No?

Comentarios

  1. Como hermano mayor de seis, suscribo totalmente.

    ResponderEliminar
  2. ¡No me cabe la menor duda!
    Les será mucho más fácil ir aprendiendo, y volviendo a aprender cada día, a construir el 'nosotros' que a todos nos cuesta tanto... Creo que es fundamental.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo creo.

    (Qué linda foto, sí señor).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario