22 de junio de 2006

En Sunchales y autodidacta.

De vuelta por el post de Esperando Nacer, referido a los autodidactas que existen y que somos en potencia, leo con atención:
Y más podríamos: sospechar no sólo del autodidacta actual sino del autodidacta potencial (que somos todos). Saber que existe ese saber codificado, que está ahí a disposición del autodidacta para cuando lo quiera... esa facilidad y esa seguridad tiene como contrapartida el debilitamiento de una sed necesaria y saludable: la de tener maestros confiables, la sed de escucharlos y la preocupación (y la tarea) de tenerlos, discernirlos, cuidarlos y llegar a poder ser sus discípulos.
Pensaba acerca de la falta de "autoridades" morales y la escacez de "maestros" que hay en esta vida de provincia, donde el acervo intelectual mide lo que la ciudad: unas escasas 20 cuadras. ¿Lograremos subsistir lejos de las cumbres del pensamiento?¿Ayudará Internet?¿Ayudará la Divina Providencia proporcionando un maestro? ¿Porque los "maestros" no está en Internet?.

Preguntas en el aire, que la distancia hace necesarias...

5 comentarios:

  1. La Interné ayuda a los sunchalenses y a los antisociales como uno, pero no llega a reemplazar a un maestro de carne y hueso.

    ResponderEliminar
  2. El P. Castellani repite varias veces en escritos suyos con 50 annos de diferencia un refran sobre que "los autodidactas pierden al menos el tiempo". Pero hoydia creo que es utopico buscar un maestro al estilo socratico o un censei oriental que valga la pena. Todo conspira contra ello. Y la formacion formal moderna no creo que reemplace la lectura de buenos libros o incluso de buenos articulos en Internet (y eso que, gracias a Dios, he tenido excelentes profesores en la Universidad y el secundario). Al menos, intento ser buen discipulo del unico Maestro que realmente vale.

    ResponderEliminar
  3. Creo que hay momentos en que uno necesita un maestro, pero también hace falta tener espacios de soledad, buscar las verdades por uno mismo... sin maestro no se puede, pero sin soledad que acrisole las búsquedas tampoco. El tema es no dispersarse, encauzar la búsqueda. Algo que Internet a veces complica. El maestro ayuda también a eso.

    ResponderEliminar
  4. Claro. Lo bueno de un maestro no lo discuto. Pero a lo que voy es si es posible hoy como estan las cosas encontrar un maestro. Y aun si uno lo encuentra, si es posible comprometerse con el, y el con uno.

    ResponderEliminar
  5. el maestro o la guia es indispensable...
    habrá que seguir buscando...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...