30 de agosto de 2006

De la pureza de corazón

Leía esta mañana lo siguiente:
Pero Jesús no solamente retoma y recuerda lo que enseñaba el Antiguo Testamento (honrar a Dios con el corazón, y no sólo con los labios), sino que propone una verdad aún más profunda: lo que verdaderamente mancha a los hombres no es lo que viene desde afuera. Las “manchas” que ofenden a Dios son las actitudes de un mal corazón... Y por ende para poder agradar a Dios hay que buscar la pureza de corazón.
Sigan leyendo el resto.
Esto es una verdad evidente y con la pasión por la denuncia no es poco común que equivoquemos el rumbo. Esta bien una cuota de espíritu crítico y de percepción del escándalo, pero mejor es acompañarlo con un poco de autocrítica y auto escándalo acerca de nuestras fallas y vicios ¿No?.
Para esos vagos de siempre que no van a leer toda la homilía les dejo la conclusión:
A todos Jesús nos pide que examinemos de qué corazón proceden nuestras obras: si de un corazón esclavo, impuro, egoísta... o de un corazón puro, que se purifica incesantemente en la búsqueda del Rostro y la Voluntad del Señor... como María...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...