7 de agosto de 2006

Increible ¿No?

Con motivo de un Encuentro para familias organizado por la Parroquia San Carlos Borromeo de Sunchales me acercan personalmente una invitación. Se trata de tres día de oración y otros etcéteras con guardería para los críos.

Lo gracioso del caso

Lo gracioso es que a pesar de no poner mucho las "manos" en la vida de comunidad ya hemos sido catalogados como feligreses presentes y activos. El otro día, en un acto oficial, el párroco me reconoció entre la multitud y me saludó especialmente. Eso es bueno (o no, como diría Ens).

Lo notable del caso

Lo notable es que me acerca la invitación un compañero de trabajo en mi oficina y charlamos un rato acerca de las cosas de la Iglesia. Cosas de pueblo chico donde nos reconocemos en la oficina, en la calle y en los sacramentos. Un plus inigualable de esta vida en el interior.

Lo paradójico del caso

Lo paradójico es que no vamos a concurrir debido a que son tres días y no hay manera de armar el desplazamiento con nuestros tres apéndices sin que la casa devenga en un caos. Bárbara tomó la iniciativa con entusiasmo pero yo me encargué de aplacar sus ansias. Es increíble (y esta es la paradoja) que justo lo más importante para criar tus hijos, una vida espiritual plena y con participación en la vida de la Iglesia, sea tan difícil de llevar adelante justamente por ellos.

Ahí hay algo que está mal hecho…
Y en lo cual los sacerdotes NO AYUDAN.
J'ai dit.

5 comentarios:

  1. Para padres con varios hijos pequeños debería haber otras formas de trabajo espiritual más acordes con la situación, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Si, sobre todo en los horarios... Esto me da letra para un post, a lo mejor algún cura lo lee y aplica.

    ResponderEliminar
  3. Es que se habla mucho de espiritualidad laical; pero lamentablemente, muchos curas lo que entienden por eso es que los laicos pasen mas tiempo en la parroquia haciendo cosas que comunmente harian los curas. La familia es iglesia domestica (antiguamente, incluso, los padres bendecian a sus hijos), y alli es donde debe buscarse una espiritualidad de la familia (por ej., liturgia de las horas en familia --quizas abreviada en un principio-- o el Rosario familiar). Es bueno poder retirarse cada tanto, pero hay que evitar la "retiritis".

    ResponderEliminar
  4. Umm... de todos modos, no termino de entender... Según dices, en ese encuentro precisamente había dispuesta una guardería, lo que facilitaba más que otras veces el tema de los niños, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Cooincido con vos, Javier, también con mi marido (eso es muy bueno) y con C&F, la familia es iglesia doméstica, no es adecuado, me parece, ir a un retiro, cuando tu obligación de estado es cuidar de tus hijos. Además los chicos son parte de la familia, porque no se puede integrarlos si es un encuentro para las familias. Se tendría que poder. Además yo ni loca le dejo mi hijo a alguien que no conozco, por más que sea alguien de la parroquia...no sé...Tenés razón; es muy paradójico.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...