22 de agosto de 2006

Querido Sacerdote... (de un padre de familia)

Vivimos, los matrimonios católicos, una carrera por la vida espiritual que a lo mejor es dificil de entender. Sabemos que las responsabilidades de una parroquia son múltiples y sin negar la analogía, muy similares a una gran familia, pero nuestras urgencias e impedimentos son otros.

Nos cuesta a veces entender porque alguien es más valioso cuanto más tiempo libre tiene para dedicarle a la parroquia. Entendemos que lo principal del tiempo libre es la Santidad y que la Santidad de los esposos viene de la mano de una vida espiritual completa (sacramentos y oración). Sin embargo a veces es importantísimo aprovechar ese tiempo libre para hablar y tener paz, y en determinados momentos ese diálogo (que el grito de los chicos muchas veces tapa) es vital para la vida y la Santidad del matrimonio.

Me quedan otras cosas en la cabeza para decir acerca de lo difícil que se hace para los padres congeniar una vida de parroquia llena de exigencias "operativas" (pero con pocas exigencias "espirituales"). Lo que quería dejar en este panfleto es una serie de puntos (inconclusos, mejorables, e indecisos) que considero hoy que nos ayudarían mucho a los padres a la hora de poder robar al tiempo unos ratos de verdadera vida espiritual.

  • Guardería en misa, o tolerancia con el bullicio, o un lugar seguro donde dejar a las bestias.
  • Una liturgia cuidada y armónica, con un sermón lleno de desafíos y trabajo "para la semana".
  • Catecismo + catequistas y sacerdotes santos.
  • Vida de santos para nuestros hijos.
  • Horarios de actividades acordes con la familia (a las 18:00 empiezan los baños, hasta las 21:00 imposible asistir) preferiblemente a la mañana antes de las 11:30
  • Apoyar, no parasitar la familia (cargándola de compromisos)
  • Una mejor opción de formación
  • Un medio de difusión escrito o blog con contenidos y agenda activa.

Creo que se me ocurren un par más...
Disculpen lo malo del post, es que si no empiezo (aunque sea de esta manera) a tirar ideas (esperando un comentario iluminador de los que siempre llegan ) creo que no voy a encarar nunca esto. Y hace mucha falta por estos rumbos.

9 comentarios:

  1. Mirá, yo lo que quiero conseguir, es enseñanza de Fe, gratuita, institucional (dentro de la Iglesia, me refiero) y continua. Porque a mi no me alcanza con 4 años de catequesis a desde desde los 8 a los 12. Formarse uno solo, es bien difícil.

    ResponderEliminar
  2. Y, por cierto, ¿cómo se hace para canalizar estas inquietudes que tenemos?
    ¿Hay que escribirle al párroco o hay algún buzón con más llegada?
    ¿Y para denunciar abusos?
    ¿Y para hacer críticas o acercar ideas?
    Tal vez peco de poner demasiado énfasis en el hombre, en lugar de dejarle todo a Dios, pero a uno se le ocurren cosas por cambiar y mejoras por hacer, que generalmente no salen de una charla de café. Quiero decir, ¿está bien tratar de organizarse, contactarse, pensar soluciones a los "problemas" de la Iglesia? ¿O lo único que hay que hacer es orar cada uno por su lado?
    [a mi me dan ganas de comenzar una revolución católico-bloggera]

    ResponderEliminar
  3. Aquí pasa mas o menos lo mismo...
    Al final la solución es que si el parroco no tiene iniciativas de este tipo (las tendrá de otros tipos...), lo unico que se le puede pedir es que no ponga ostaculos a que sus feligreses se organicen para ofrecer estas actividades.

    La solución pasa por agrupar a unas cuantas personas y crear dinamismo, todo lo demás biene solo (pero con el apoyo del parroco)

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué planteo! Creo que muchos curas tienen todavía hoy un esquema en el que se piensa que el compromiso pasa por las horas de dedicación a la comunidad y no tanto por el vivir los valores evangélicos en lo cotidiano. Me parece que hay que ir haciendo un planteo desde los dos lados... Acá en la comunidad hemos dado pasos lindos. Tenemos la guardería en la misa dominical de 11 y 19:30 (lo digo para que se vea que es posible, no para sacar chapa porque no ha sido idea mía, yo estoy apenas hace unos meses aquí en apenas unos más me voy); la radio parroquial transmite todos los días en distintos horarios (bien temprano a la mañana y a la noche tarde) una reflexión sobre el evangelio y hay otro programa sobre catequesis que acompaña la catequesis familiar, de media hora y también repetido en distintos horarios. Todo esto se puede también escuchar por Internet. Y seguimos caminando.
    Ahora, yo pregunto ¿estas cosas no las hablan con sus párrocos? Por acá por lo menos siempre hay mucho diálogo...
    En otras parroquias se van haciendo cursos, talleres o charlas de formación... siempre hay para mejorar, pero se van dando pasos también a medida que la gente misma los pide.

    ResponderEliminar
  5. "Ahora, yo pregunto ¿estas cosas no las hablan con sus párrocos? Por acá por lo menos siempre hay mucho diálogo..."

    Eduardo, digamos que justamente por los críos, no tenemos una vida muy activa en la parroquia. La mea culpa es sin duda el hecho de que soy un poco bocón en el blog, pero en la vida real más medido y no hablé estos temas con mi párroco.

    Lo que quería con este post era abrirla charla con ustedes y aprender de los que más experiencia tienen (como vos)

    ResponderEliminar
  6. Antes de empezar, creo que mas que guarderia seria bueno que los curas "aguanten" a los chicos. En San Francisco me he cansado de ver a chicos de entre 1 y 10 años sentados alrededor del altar y me parecio genial ("dejad que los niños vengan a mi").

    El tema del compromiso creo que es personalisimo. Desde mi punto de vista creo que que hay que tratar de no caer en un operativismo parroquial que nos aleje de nuestras obligaciones familiares y tampoco de caer un "intra muros" que nos aleje de la parroquia y de las necesidades comunitarias. Creo que para vivir la Fe hay aspectos personales, familiares y comunitarios. Ninguno se deberia descuidar (con un sano equilibrio). Y en ninguno deberia faltar ese misma Fe para acompañarlo y apuntalarlo.
    Sds,
    Rome

    ResponderEliminar
  7. Cambio de tema.
    Xavo, esperaba algun comentario tuyo en mi post sobre el 3-1

    ResponderEliminar
  8. Pienso en "letra alta", eh. Yo durante muchos años dí muchas horas de mi vida a la parroquia. Pero muchas. Después advinieron otras obligaciones y tuve que resignar eso por otros servicios, léase: trabajo con un sentido misional-en mi caso, mi profesión es compatible con obras de misericordia y caridad, mejor dicho, de eso se trata. Luego, la familia, esposo e hijo. Iglesia doméstica.
    Digo, a lo mejor es tiempo de otra cosa. No de largas veladas parroquiales. Si oración compartida, y participación en los sacramentos. Aqui coincido con Rome, hay que integrar a los niños. Invitarlos y esperarlos. A mi me escandaliza que así no sea. Y estoy trabajando para que Francisco logre estar en la celebración y participe en la medida de sus posibilidades. Si no, después no se puede esperar que de adolescentes quieran seguir yendo a la iglesia, me parece. En fin...es un largo tema...Para seguir pensando.

    ResponderEliminar
  9. Es de lo mejorcito que he leído. Efectivamente los laicos cristianos estan llamados a informar de Cristo la actividad familiar y aboral. No se es mejor por estar mástiempo en la sacristía. En cualquier caso siempre se puede echar una mano, usted tiene esa preocupación. Usted sería un buen párroco,pero.... Hablecon él, con cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...