A ver quien pone un dedo ahí



Santi martilla con tesón , eso si, sobre un paño para que el ruido no interrumpa la siesta de Tomás y los dibus de Inés.

Comentarios