28 de noviembre de 2006

Casamiento de Julio y Chili

Photobucket - Video and Image HostingComo sabían los fieles lectores de XavMP, estuvimos el fin de semana en BA para el casamiento de Chili/y y Julio. Tan magno evento movilizó una cantidad ingente de esfuerzos y ropaje nuevo.

La ceremonia que era sin misa debido a lo exiguo de los horarios de la Catedral de San Isidro (siempre en reparaciones, y bastante fea) fue breve y emotiva, tanto para los novios que con trémula voz leyeron la consagración a la Virgen, como para las familias circundantes.

En el saludo del atrio, después de que ambos ministros pasaran de novios a matrimonio, todo estaba bien administrado, y cuando los cielos vieron que tardábamos mucho decidieron convocar a las voz de Odín que atronadora y con gotas mediante nos llamó a un rápido repliegue.
Photobucket - Video and Image Hosting
La tormenta nunca se concretó, desde esas pequeñas gotas en el atrio, hasta los relámpagos espectaculares sobre el río, con un viento huracanado que llamaba a jugar a Sandokan en la orilla, desafiando las olas. En ningún momento llegó a aguar la fiesta y la alegría del momento. El lugar elegido era a la orilla del río, para pánico de las madres que imaginaban a sus retoños como pasto del furioso oleaje, pero la verdad es que el espectáculo era extasiante.

La fiesta se desarrolló según los cánones de buena bebida y comida con bailes que, en nuestro caso, empezaron a eso de las 2 de la mañana cuando Inés, Santi y Tomás decidieron doblar el brazo a Morfeo bajo al atenta mirada de nuestras dos baby sitter estrellas (Nune y Maggie)

Hubo tiempo para probar distintos postres y para que Bárbara encuentra a muchas caras que ve poco seguido por las distintas distancias inevitables. Los novios se veían felices (y deben estarlo más ahora en Bariloche) y asombrados por la cantidad de gente que aceptó compartir con ellos el sacramento y la alegría.

A eso de las 4 de la mañana, ya pasados los postres y el infaltable champagne (al cual, quien suscribe, es afecto) Tomás hizo una pequeña pausa en su sueño y con ojos como un dos de oro participó de la curiosidad innata de estas pequeñas criaturas por las luces de colores que adornaban la pista de baile.

Nos fuimos a dormir a eso de las 5 y media de la mañana bajo una tormenta increíble, lindo haberlo vivido para poderlo contar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...