19 de enero de 2007

Del cine francés... dos anécdotas

Me encuentro mucha gente que dice que el cine francés es una bazofia.
A veces tengo que reconocer que aburre, pero tengo una hipótesis sociológica que voy a describir más abajo. Esta nota es para traerles dos cosas que vi esta semana en mi rato de ocio de estas vacaciones de familia (Bárbara y los chicos en BA, yo trabajando en Sunchales) que ya va siendo demasiado larga.

La primera es la película Ruby et Quentin ("Tais toi¡", en el original) que Gerard Depardieu y Jean Reno protagonizan. El personaje de Quentin es ESPECTACULAR, estos días veo los avances de la retransmisión y no puedo evitar reirme. Quentin es un idiota pero simpático ladrón que tiene un defecto notable, no puede parar de hablar hasta el extremo de haber perdido a todos sus amigos (conserva solo uno, un borracho empedernido y quebrado).

[+]

Vean la escena de Quentin en la carcel con el compañero de celda que está comiendo, IMPRESIONANTE. El resto de la película es un pseudo-hollywood y bastante olvidable, pero el personaje de Depardieu es genial.

Photobucket - Video and Image HostingLa segunda es una vieja película de Brigitte Bardottt de la cual no conozco el título (la enganche empezada y me fui a dormir a los 10 minutos) en la cual interpreta a Jeanne, una femme fatale terrible, de las bravas en serio. Uno se da cuenta de porque esta señora, devenida en anciana pro animales, revolucionó los años 50.
Un poco zarpada la película, por la obsesión sexual de los franceses, pero hipnotizante a la vez. Me quedo con una reflexión en la cual la protagonista se admite culpable de asesinato porque exige a un amor no correspondido que sacrifique lo más precioso: "la vie".

Mi hipótesis es que el argentino, y el porteño en particular, es bastante francés. No como dijo un impresentable por ahí sino en el hecho de que ambas culturas hacen de la inteligencia un motivo de orgullo y por la soberbia inherente a esto. En el caso del argentino hay un añadido: es la incapacidad de reconocer la valía del otro y la necesidad de considerarse mejor en base al desprecio (una herencia de la viveza ¿No?).

Este último aspecto hace que lo fácil sea ignorar o despreciar una expresión como el cine francés que en realidad está hecho a la medida de los argentinos, o por lo menos con los mismos interrogantes. Esto no incluye a la primera película, que no pasa de ser una comedia bastante mala.

PD: El impresentable no es Ens, lean el post completo :-)

6 comentarios:

  1. De la primer película, lo mejor: la comparación con el caballo!!! el otro día la vi sola en casa y no podía dejar de reirme... igual yo la calificaría de buena a muy buena...
    La segunda, que esperabas!!?? es Brigitte Bardot, tengo entendido que la mayoría de sus películas son así...!! es cómo pretender ver una de la Coca Sarli y decir que es un poco subida de tono...
    En cuanto a tu teoría socilógica, un poco confusa...

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa, tenés que ver "le placard" muy buena...

    ResponderEliminar
  3. A mí el cine francés moderno me parece (salvo honrosas excepciones como Manon de Source, Jean de Florette, Cirano, y otras pocas) un bodrio inaguantable, donde siempre le están "rizando el rizo" como dicen en España y mirándose el pupo.
    Como me dijo un filosofo español acerca de la cultura francesa moderna: Están haciendo "antropofagia cultural".
    ¿Notaron los documentales franceses? En vez de pasar documentales acerca del, digamos, simpático delfín, o algo así, o por lo menos algo de la propia y espléndida cultura francesa, se descuelgan con documentales del estilo "El rito de la circuncisión en Papua Nueva Guinea", o "Mercados de bacalao seco en el Mediterraneo Oriental".
    Como mi suegro es adicto a TV5, ví los dos.
    Casi me divorcio.

    ResponderEliminar
  4. El problema es que los argentinos somos argentinos porque sino deberíamos reconocer que el cine argentino promedio es muchísimo más aburrido que el francés. Las películas "serias" de la época de Alfonsín son ideales para el insomnio (incluso "La historia oficial" que ganó el Oscar por razones políticas).

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que digan que es aburrido el cine frances, siempre y cuando no hallan visto LA CENA DE LOS TONTOS, o alguna que otra de Gerard de Pardieu.
    Coincido con Javier en que tengamos parecidos culturales con Francia. No se si es por lo de la inteligencia (creo que ese es un tema más personal), si no por el gran contacto que hubo el la primera mitad del siglo XX y antes también. Es cuestión de ver, por ejemplo, la arquitectura de la época.

    ResponderEliminar
  6. perdon, donde escribí Gerard de pardieu, quise poner Luis de Funes.
    Y donde puse arquitectura de la epoca, quise poner... exactamente eso, jaja.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...