16 de abril de 2007

Misa de Domingo en Sunchales

Poco tengo que decir acerca de nuestros párrocos y fieles de vida parroquial activa, ellos hacen mucho más que yo por mi Iglesia de Sunchales. Vaya este post como un descargo a los cuatro vientos de aquello que no hago y debería.

Terrible la canción de la Ofrenda, terrible, sosa y anémica (por melodía y letra).

A nuestro coro, que comprende cuatro guitarras y un bajo, no se le escucha la voz; cuentan con dos micrófonos uno de los cuales está apuntado directamente a las guitarras, que tocan muy bien pero que no dejan escuchar las buenas voces que las acompañan.Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Contra todo pronostico, los tonos graves del bajo no están tan mal. Mucho ganaríamos si los cantos fueran otros y el coro estuviese bien amplificado y dispuesto atrás, arriba de la puerta de entrada al templo, en el "coro" propiamente dicho.

De muchos o todos acá ni noticia ¿Cuanto tiempo va a llevar implementar el cambio?

El Sermón fué muy bueno, nuestro párroco habló acerca de un detalle poco recordado de la Resurrección del Señor (porque Resucitó, no se si se enteraron). Se trata de que Jesús Resucitado presenta las huellas de la Pasión. No es que una vez resucitado el cuerpo pierde su "memoria", no, cada momento y sufrimiento que Jesús enfrentó tiene impacto en la eternidad.

Sin duda el dolor y sus consecuencia permanece con nosotros, aún en nuestro cuerpo glorioso, y gracias a ello la Pasión es redentora, de otro modo solo hubiese sido una anécdota. Jesús con la Pasión, completa el círculo del sufrimiento y nos da la gracia de la corredención.

¿Se nota que fui solo a misa? Bárbara fue a la mañana y dividimos esfuerzos.

8 comentarios:

  1. ¡Que temita tangencial que dejaste picando!

    ResponderEliminar
  2. Xavo, una par de cositas.

    1) Entiendo que lo del pro multis aun no esta reglado, asi que no deberia verse cambio alguno en las misas todavia

    2) "el dolor y sus consecuencia permanece con nosotros, aún en nuestro cuerpo glorioso". Lo que se desprende del texto del evangelio es que quedan las marcas (es decir las consecuencias), pero no el dolor propiamente dicho.

    3) "Jesús con la Pasión, completa el círculo del sufrimiento". Creo que es un error muy comun pensar que lo que redime es el sufrimiento. Lo que redime es el Amor. El amor hace que Jesus lo demuestre hasta el extremo, que en este caso fue con muerte y muerte de cruz. Pero lo "importante" no es que SUFRIO y por eso redimio, sino que AMO y por eso redimio, y la consecuencia de su amor fue el sufrimiento. Parece un juego de palabras, pero es fundamental, porque si no se cae en el endiosamiento del sufrimiento como que ESO es lo que salva, y entonces se lo busca y se lo busca. Y las consecuencias de eso son funestas.

    Abrazo,
    Rome

    ResponderEliminar
  3. "el dolor y sus consecuencia permanece con nosotros, aún en nuestro cuerpo glorioso"
    No entiendo bien qué quisiste decir, pero me suena medio herético. En el paraíso no sufriremos, eso es posta.
    Una duda que tengo: ¿Cristo tiene la marca de las llagas aun o sólo las conservó para darle una lección a Tomás?
    En el 2 estoy muy de acuerdo con Rome (quiero decir que creo que es verdad, porque, al fin y al cabo ¿qué corno importa que yo esté de acuerdo?). Pero yo agregaría que no hay Resurrección sin Cruz y sin muerte. No la quiso Dios Padre para Cristo y no la quiere para nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Lo del pro multis en todo caso habrá que ver si entra cuando llegue la recognitio de la nueva traducción a la tercera edición típica del misal. Pero mientras tanto hay que manejarse con lo que hay.

    Con respecto a lo de las heridas del resucitado, creo que no tienen que ver con el sufrimiento, sino con mostrar que hay una identidad entre el crucificado y el resucitado. Que el que sufrió es el mismo que ahora está glorioso delante de los discípulos. Yo diría que el dolor está transformado, transfigurado... quedan sus huellas, pero de un modo completamente distinto.
    Coincido con Rome en que es el amor el que redime... pero también es cierto que el amor en algún momento nos lleva a la cruz, de un modo u otro. Exponerse, entregarse, tarde o temprano nos pone en este camino.

    ResponderEliminar
  5. En principio creo que lo de Xav fue un error de expresión. No lo veo endiosando el dolor, y no creo que Doña Bárbara se lo permitiese ...

    Coincido con el matiz que señala Eduardo: "... el amor en algún momento nos lleva a la cruz, de un modo u otro. Exponerse, entregarse, tarde o temprano nos pone en este camino" Lo sabe cualquiera que haya amado, aunque más no sea a su perro; y lo corroboran los grandes místicos por experiencia y doctrina.
    Como que el dolor, en algún momento, es síntoma del amor, aunque ni el único ni el más importante.


    Había una vieja copla medieval:
    "Quien no sabe de penas, en este valle de dolores, no sabe de cosas buenas ni ha gustado de amores, pues penas es el traje de amadores"

    ResponderEliminar
  6. Gracias Milkus, Cuando dije "Jesús con la Pasión, completa el círculo del sufrimiento" me refería a darle sentido a este y vencer a la muerte.

    Pero sus aclaraciones vienen bien para completar lo mal que me expreso con el teclado.

    Al fin y al cabo no se porque tengo un blog, si apenas se escribir. :-)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó el post. Gracias.
    También estoy de acuerdo con Milkus (para variar, algún día me tendrá que cobrar algo, che).
    Pero completando a Milkus, diría que el sacrificio es la medida del amor. No sé, me da la impresión de que Rome pretende separar el sacrificio de la redención, y si bien está bien hacer hincapié en el amor, me gustaría agregarle que justamente el sacrificio es la medida de dicho amor. Amor sin sacrificio no existe, como dice bien el verso de Milkus, y Santa Teresa decía: "Hechos son amores y no meras razones" o algo parecido.
    Además, no hay que olvidar que el sacrificio de Cristo fue necesario, no solamente como acto de redención, sino (implícito pero muchas veces olvidado) de justicia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Jesús reemplaza nuestra desobediencia por su obediencia
    615 "Como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos" (Rm 5, 19). Por su obediencia hasta la muerte, Jesús llevó a cabo la sustitución del Siervo doliente que "se dio a sí mismo en expiación", "cuando llevó el pecado de muchos", a quienes "justificará y cuyas culpas soportará" (Is 53, 10-12). Jesús repara por nuestras faltas y satisface al Padre por nuestros pecados (cf. Cc de Trento: DS 1529).

    En la cruz, Jesús consuma su sacrificio

    616 El "amor hasta el extremo"(Jn 13, 1) es el que confiere su valor de redención y de reparación, de expiación y de satisfacción al sacrificio de Cristo. Nos ha conocido y amado a todos en la ofrenda de su vida (cf. Ga 2, 20; Ef 5, 2. 25). "El amor de Cristo nos apremia al pensar que, si uno murió por todos, todos por tanto murieron" (2 Co 5, 14). Ningún hombre aunque fuese el más santo estaba en condiciones de tomar sobre sí los pecados de todos los hombres y ofrecerse en sacrificio por todos. La existencia en Cristo de la persona divina del Hijo, que al mismo tiempo sobrepasa y abraza a todas las personas humanas, y que le constituye Cabeza de toda la humanidad, hace posible su sacrificio redentor por todos.

    617 "Sua sanctissima passione in ligno crucis nobis justif icationem meruit" ("Por su sacratísima pasión en el madero de la cruz nos mereció la justificación")enseña el Concilio de Trento (DS 1529) subrayando el carácter único del sacrificio de Cristo como "causa de salvación eterna" (Hb 5, 9). Y la Iglesia venera la Cruz cantando: "O crux, ave, spes unica" ("Salve, oh cruz, única esperanza", himno "Vexilla Regis").

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...