3 de agosto de 2007

Hay que despertar a Santi...

...y Tomás se toma muy a pecho la responsabilidad. Un fiel ejemplo de lo que es el Gen 228 de Molestidad.

3 comentarios:

  1. Protesto! Justicia para Tomás!: hizo más barullo el padre advirtiéndole que no despierte al hermano, que el pobre Tomás con su "buena voluntad" de ayudar al hermano a sacarse la modorra de encima. Pobre santo! :P

    ResponderEliminar
  2. Pensé exactamente lo mismo al ver el video!!!! jajajaj... además, seamos sinceros Javier, de quién habrá heredado el gen de la molestidad???? (podrías hacer una encuesta sobre eso)

    ResponderEliminar
  3. Tzk tzk, dos cosas para que los defensores de Tomés se llamen al orden:

    Primo, a Santi para despertarlo no alcanza con sonido.
    Secondo, mi voz se escucha más fuerte porque estoy cerca del teléfono, pero no afecta el sueño de nuestro Principe Adam en cajita.

    Tengo que reconocer que hay una fuerte herencia, como bien lo explica el post enlazado.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...