12 de septiembre de 2007

Mirando la Pasión - Oración en el huerto de Getsemaní.

Revisaba las primeras escenas de la película La Pasión, cuando Jim Caviezel interpreta a Jesús rezando en el huerto de los olivos, en ese momento aparece el Diablo tratando de tentar a Cristo. Lo notable de la escena, es que la tentación está pero Cristo en ningún momento se digna en argumentar o responder a Satanás, ni siquiera le dirige unas palabras o miradas.

Hace unos días me choque con otro gravado de Gustave Doré que ilustra la tentación de Cristo en el desierto y lo que más llama la atención es el desden de la postura de Jesús ante las insinuaciones del Diablo. Un click puede acercarlos más.

Y así debería ser, en cuanto empezamos a dialogar con la tentación es cuando le estamos buscando una vuelta al asunto, a ver si en esta oportunidad podemos servir a dos señores por lo menos por un rato.

Debe haber obras poéticas, literarias y pictóricas más excelsas, pero estas son dos que conozco, uno es la medida de su propia ignorancia.

2 comentarios:

  1. Esto de que no hay que dialogar con el tentador ya lo he escuchado, pero qué bien lo decís!
    Es así, es diplomatizar con el enemigo y de la peor manera. Dios nos libre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿viste? para mi es revelador, apenas uno empieza a diplomatizar ya perdió el partido.

    Claro, lo que pasa es que para diplomatizar primero hay que dar la mano.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...