19 de octubre de 2007

"Otra generación perdida"

Camino a Santiago del Estero, en los primeros km de la ruta 34 sintonicé la radio de cumbia de Sunchales, a veces la pongo porque puede que uno encuentre en su programación algo de folklore del bueno o un poco de Palmeras.

No fue el caso pero valió la pena igual, pudimos escuchar con hilaridad cruel (algo más para pedir perdón) las capacidades innatas para la locución de una chica de iletrada voz. Su empeño era notable por ubicar la letra s donde no va y evitarla donde reclama presencia, era un vivo ejemplo de la lectura y la dicción en el siglo del sms.

La distancia apagó el horror y seguimos con mejor rumbo para Tucumán.

Una vez llegados y en charla de sobremesa nos enteramos de un caso que le quita la gracia al anterior y que nos permite ver la realidad con otro prisma: es el caso de J, un chico de 15 años del barrio donde estuvimos en Concepción .

A pesar de su edad, sólo llegó a 4° grado, el equivalente a los 9 años de un transcurso común por la educación formal, y lo hizo gracias a maestros negligentes o mediocres ya que le es imposible escribir o leer. Su objetivo en la vida es alcanzar los 16 para salir a trabajar con su padre en una actividad de larga data: el choreo.

En su manera de ser están incluidas naturalmente la miseria, la violencia, una visión limitada de la realidad, una sensibilidad para lo bueno herida y una escala de valores donde la familia no existe. Siguiendo el coro de alguien por ahí: "Otra generación perdida".

Yo no se, estoy convencido que de alguna manera las ciudades como Concepción 50K habitantes) o Sunchales (+20K Habitantes) tienen la oportunidad única de aportar alternativas y opciones para todos los ciudadanos, no puedo resignarme a acompañar la frase que titula el post que considero contraria a la esperanza y misericordia cristianas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...