22 de octubre de 2007

Vale

La encontré en Ens, vale la pena
Ésta erguida, liviana y rumorosa,
crujiente de los años, sin olvidos;
sabrosa de dolor, franca, juiciosa,
adormecida en gozos desasidos.
Ésta cortante, muda, clara, hermosa,
sola en su libertad en los vencidos
días sin sol y luna en la espaciosa
y fértil tierra, fresca de sonidos.
Ésta con gracia, ansiosa, hiriente y quieta;
roja de sangre y gris, dorada y verde
como frondas de luz en cada veta;
tan hosca de pudor y siempre ardida.
Ésta que nunca pierdo ni me pierde:
es la pena, que vale, de la vida.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que no tiene desperdicio?
    Uno pasa por ahí, lee eso y tiene, súbito, ganas de salir despacito, sin hacer ruido cerrando con cuidado la puerta.
    Quedas con la impresión de haber visto algo hermoso pero íntimo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...