21 de noviembre de 2007

"No hay que bañarse antes de las tres..."

"No hay que bañarse antes de las tres..."

Eso nos decían en el campos a los primos cuando las temperaturas de Pringles daban para bañarse en la pileta. Eran días soñados en los cuales salíamos corriendo con esas horribles salidas de baño rojas y los skipings con su hebilla lacerante, algún día me voy a despachar con párrafos en el blog de los primos.

La explicación científica habla de que el intenso trabajo sanguíneo que representa la digestión no debe coincidir con el requerimiento abundante de sangre que hace el cuerpo cuando se enfrenta a frías aguas y recreación violenta.


El sábado en Cordoba terminábamos de almorzar suculento y las madres nos consultaron pidiendo nuestro beneplácito para definir la oportunidad de que los niños acudieran a la recién inaugurada pileta de los Pincemin - Curuchet. Gabriel, que no tiene un pelo... de tonto, pontificó con la frase que titula este post y lo apoyé tímidamente en su recomendación.

Como buenas mujeres, preocupadas por mantener la salud y la paz de su prole, nuestras esposas hicieron justamente... ¡Lo contrario!

Consecuencia: vómitos en dos ocasiones para la prima mayor Rochi, una diarrea explosiva e incontenible para Inés y el dulce sabor de la venganza en el adusto rostro de Gabriel. ¡Impagable!

Ya saben mujeres mordernas: hagan caso a la sabiduría.

8 comentarios:

  1. Sin embargo... a nosotros nos decían: se puede comer con el traje de baño mojado, o meterse enseguida a la pileta, o si no... hay que esperar tres horas. Lo malo -porque producía corte de digestión- era mojarse cuando había pasado un rato, pero no suficiente tiempo, de haber comido.
    Por lo que explicás las mujeres prefirieron lo inmediato... que según nuestras reglas, estaba bien. Por ahí los chicos se insolaron...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Chelo de Rosario11/21/2007 04:58:00 p.m.

    La abuela Angela no habra dejado a sus nietos joyas ni cosas por el estilo, aunque su diente de oro aporto material para redondear nuestras alianzas; lo que si nos lego fueron varios consejos o enseñanzas de este tipo; y ahora me viene a la memoria aquel de jamas de los jamases mezclar uva con leche, cosa que, personalmente no haria nunca, mas sobre gustos...

    ResponderEliminar
  4. Xav...yo creo que nos lo decian para tener un rato de paz despues del almuerzo, es mas, incluso en casa Mama nos mandaba a "reposar", ya que dormir la siesta era demasiado pedir, asique nos teniamos que quedar reposando hasta las 3, y recien ahi AL AGUA! asique coincido con Hna Josefina...debe haber sido demasiado sol, o algo que comieron!!!

    ResponderEliminar
  5. tal cual.. no creo que haya sido la pileta en si.. me solidariso con las madres, no le carguen toda la responsabilidad!!! :) besooos

    ResponderEliminar
  6. Cuando he consultado esa especie de "mito urbano" con pediatras y neonatólogos, he recibido carcajadas como respuesta: "¿Por que?, ¿los chicos se vuelven solubles en agua cuando acaban de comer?"
    Y nosotros, que pasábamos cada año, un mes continuo completamente a nuestro arbitrio, en las orillas del mar caribe, jamás tuvimos ni un dolor de cabeza.
    Creo que el gremio masculino deberá buscar otra excusa para las sonrisas (y los post) vengativos

    ResponderEliminar
  7. ¡Esto es un complot feminista!
    Protesto airadamente.
    En fin.

    Sol, ahí agregué fotos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...