15 de febrero de 2008

Ivanhoe

Terminé de leer Ivanhoe, era una de esas lecturas de mesa de luz que uno va desgranando un par de hojas por noche, antes de que Morfeo reclame sus impuestos. Hay algunas cosas que no me gustaron, tenía una memoria mucho más rica de mi lectura de Waverley - otro de los libros de Walter Scott - que recuerdo como un hito de hace unos años porque le leía en una edición espectacular del siglo XIX que todavía está en la casa de mis abuelos Pincemin (espero que mis tías la estén cuidando como se merece esa joya).

En el caso de Ivanhoe me da la impresión de que es una más de las novelas donde se tejieron las bases de la leyenda medieval que nos vende el cine y la literatura alrededor de una Iglesia opresora y licenciosa, de los caballeros andantes, los templarios, Robin Hood y los malos normandos, etc.

No creo que esto haga honor a la Edad Media y no sé si es que W. Scott se encargó de plasmar esas ideas en su libro o si las mismas ya se respiraban de ese modo cuando lo escribió. Lo que me queda claro es que el prólogo de la edición que estoy leyendo se encarga de despejar las dudas al respecto de la historicidad del relato y trata de sacar a luz las virtudes de W Scott como testimonio de una época de la literatura de Inglaterra que no se puede ignorar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...