20 de febrero de 2008

No entendemos nada ¿No?

El Evangelio de hoy (Evangelio según San Mateo 20,17-28) es la historia de la humanidad, viene Jesús a contarnos quien es y a decirnos exactamente lo que está pasando:
"Ahora subimos a Jerusalén, donde el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos para que sea maltratado, azotado y crucificado, pero al tercer día resucitará".
Y nosostros con estupideces, buscando ventajas o placeres tontos de media hora:
"Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino,uno a tu derecha y el otro a tu izquierda".
A pesar de ello la Paciencia contesta dándonos la clave de la Salvación, aquello que anhelamos o no queremos ver que anhelamos:
"...el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes;y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo: como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud"
PS: Miren además como Cristo se refiere a "una multitud" y o a "todos los hombres", no deja de ser llamativo.

11 comentarios:

  1. Venia buenisimo el post hasta que llegué al PS.

    ¿Por qué esa necesidad de "asegurar" que hay gente que se condenará? Aún siendo cierto, creo que lo mas humano sería desear que así no fuera, no se, algo, pero no estar todo el tiempo intentando asegurar que la salvación no será "para todos".

    Perdon, pero el comentario empaña el post. Mas teniendo varias citas evangélicas que no hablan de "multitud" sino de "todos los hombres"

    ResponderEliminar
  2. Acepto el reto y la esperanza de que todos se salven, pero la realidad es que no todos nos salvamos :-( y lo dice en el Evangelio.

    ResponderEliminar
  3. ¿Al menos uno se perdió? Jn 17, 12.

    Pero quién lo sabe, la Iglesia por ahora declara santos, nunca condenados.

    ResponderEliminar
  4. Estimados todos

    Llego tarde y más fuera de tema que Chávez en el Big Ben, así que me explico rápido para no perturbar.

    Pues que para subsanar el error de un amigo me busqué y me encontré... acá, relacionado con Wanderer. Decían que "no tiene derecho a tener comentaristas como"... yo. Ahá. ¿Eso será bueno o será malo?

    Ahora que miro de reojo los comentarios, me parece que nos podemos llegar a entender.

    Si es así, cuenten conmigo. Y si no, también. Discutir me cabe, y salgo mejor parado con cualquiera que no sea mi esposa.

    Los saludo con aprecio mientras voy conociendo en qué andan.

    Lupus

    ResponderEliminar
  5. Xavier, te iba a preguntar qué querías decir con el PS. porque no entendía. Si es lo que dice Rome, ahí va mi comentario.
    El arameo -no es que yo lo sepa pero me enseñaron- era un idioma 'concreto', por lo que no tenía conceptos universales (todos, nadie, y demás). Estos conceptos, que para nosotros son tan corrientes es porque vienen de los griegos.
    Para Jesús decir 'multitud' bien puede querer decir 'todos'. Si te acordás, en vez de decirle a Pedro que hay que perdonar 'siempre' le dice 'setenta veces siete'.
    ¿Podríamos hacer la cuenta y pensar que después de esa cantidad no debemos perdonar más? Creo que es evidente que no.
    Esta interpretación parece la de 'los hermanos de Jesús'.
    En ningún lado del Evangelio dice que no todos nos salvamos. Lo que dice es que 'todos podemos no salvarnos', que es mucho más dramático.

    ResponderEliminar
  6. En la línea general del Evangelio, la salvación es un don "para todos", o sea, algo no merecido, gratuíto, sin méritos por parte de quien lo recibe.

    Así y todo hay gente que la rechaza, rechaza a Jesús, de diversas maneras, en mayor o en menor grado, pero rechaza ese regalo que se le da. Esta gente decide en qué consistirá si eternidad: si en una de salvación y vida, o en una de condenación y muerte. "Libre albeldrío" que le dicen.

    Es esta capacidad de optar por Cristo o contra Cristo (el Evangelio es clarísimo al respecto) es la que hace que algunos determinen cuál será su eternidad. Negar que algunos se jodan activa positivamente su eternidad, es, como mínimo, ingenuo.

    El premio en la carrera de la Fe, lo reciben quienes se esfuerzan en la carrera, quienes no sirven a dos señores, quienes no se andan con tibiezas (vomitivas, para el gusto del Señor). La salvación es una lucha, no un tema de conversación para los paladines de la "tolerancia" bienpensante.

    ResponderEliminar
  7. XavMP: La Redención es universal (tan universal que incluso alcanza a las cosas inanimadas según se desprende de San Pablo). La salvación que trae Cristo es un don ofrecido gratuitamente a todos. Pero lo que está claro es que no todos se aprovechan de ella y que habrá "llanto y rechinar de dientes".

    Por eso es tan negativa una pastoral negativa centrada en el pecado y el infierno como una pastoral supuestamente positiva que evita hablar de estos mismos temas. La inmensa misericordia de Dios no menoscaba en nada a su infinita justicia.

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente, la idea de que solo uno se pierda, es espantosa.
    Que el sacrificio de Dios haya sido vano, aunque sea para uno, resulta una abstracción dificil de pensar.
    Fuimos creados para deleitar y deleitarnos en Dios. Es nuestra razón de ser, nuestra naturaleza. Que terminemos en un sito fuera de Dios, resutlaría en un no-ser imposible.
    Y sin embargo, al Iglesia dice que el infierno existe. O sea, existe.
    La salvación no es un nicho en el que nos metemos y listo, es un correr frenético para que no nos deje atrás, es un estado activo, no pasivo.
    Para el horror de la condena el Señor, que nos conoce, nos recuerda: seremos juzgados por el Amor, la caridad borra muchas culpas, bienaventurados los pobres, los limpios, los misericordiosos...
    Hay temas (como este, como el aborto) que resultan en un abismo tal, que uno se queda sin argumentos.
    "No me mueve, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido..."

    ResponderEliminar
  9. Este recuerdo del Evangelio de Mateo por parte de XavMP hubiera provocado por sí solo, sin ayuda, ese nivel de silencio estremecido en que a veces incurre un auditorio. Pero vinieron los amigos y las amigas a reforzar la parada diciendo: hay que tratar de mirar todo desde Dios. Y Dios, ¿fue claro o confuso al decir qué es lo que quiere para nosotros?

    La búsqueda del equilibrio es, hoy por hoy, cuando todo resulta extremoso, algo así como un cuento de hadas. Y como todo cuento de hadas, nos ayuda a entrar en un mundo de maravillas.

    Sí, habrá llanto y rechinar de muelas. Sí, el infierno existe. Puedes reírte, ignorarlo, dibujarlo a tu gusto, total... total que está del otro lado del techo del sanatorio y a los gringos les encanta que algunos se caigan de regreso a la camilla para contarnos la historia del túnel y la luz. Entre los tantos que vuelven cansados a la casita de los viejos, ¿habrá alguno que sepa de un túnel y un fondo azabache? Pobres gringos, tristísima Protesta, todo lo que hay que saber ya lo saben, todas las hazañas están en sus manos, si no se salvan ellos no se salva nadie... A mí sólo me queda una duda: Schwarzenegger ¿es Enoch o Elías?

    Cuando hay algo como un dios al molde, a la temperatura del éxito y del fracaso de cada uno, individuo o conjunto, hay un infierno y un cielo del mismo tenor. Y entonces viene la repartija de catecismos como album (¿tiene plural?) de figuritas, donde el fabricante decide cuál es la difícil, aunque después de estimar la predilección de la mayoría.

    De esas dos geografías terminales hay que volver a hablar, agarrados de la Revelación y de la Tradición. Agarrados de la Iglesia, del cauce granítico y central de su magisterio. Hablar, escribir, hacer, como si fuera el aire que respiramos, la energía que nos mantiene en movimiento. Pero no de un modo frenético: no miramos a la Meca. Ni apático: no se nos hinchan las patas en un arrozal. Ni estúpido: la CIA no sabrá la fecha ni la hora. Ni angustioso: no satisfacemos nuestras necesidades mínimas (todavía) en el centro de aprovisionamiento "Viva Fidel".

    Algo tiene que ver la herencia propia y la propia realidad con por lo menos el tono de lo que se enseña, se niega y se defiende.

    En este blog queda claro. La salvación, ¿para todos, para muchos, para pocos, para nadie? Queda claro lo que quiere Dios. Pero ni Dios es capaz de negarle al hombre lo que se empecina en querer.

    ¿Dónde poner énfasis? En la mirada del hombre, interior y exterior, en sus objetos de amor profundo. En la realidad salvífica que está arriba y detrás de la realidad que lo confunde o lo hace sufrir. Ese deseo divino que, pese a todo, permanece firme, impecable, inalterable, como el primer día.

    Nunca el papel del médico que no sabe si lo que está en la camilla es un semivivo o un semimuerto.

    Lupus

    ResponderEliminar
  10. ¿El plural de álbum? (Pregunta de Carrera de Mente): Álbumes.

    ResponderEliminar
  11. Chelo de Rosario2/22/2008 02:15:00 p.m.

    Acerca del numero de los que se salvan, recuerdo unos parrafos de Fray A. Royo Marin en los cuales trata del tema y especula acerca del destino mas frecuente de los adultos bautizados, el cual lo constituiria, segun el gran predicador, la purificacion de ultratumba o Purgatorio. Considero humildemente al "rigorismo esperanzado" como el paso mas firme para acometer la puerta estrecha, y como medida cautelar contra la presuncion y la desesperacion.
    Traigo a colacion, por si alguno no la conoce, la anecdota sobre Santa Teresa de Avila y su sueño en el cual pregunta al Padre acerca del destino del alma del rey Salomon, anecdota que recuerdo mas o menos así:

    -¿Se ha salvado Padre?
    -¡Idolatró! (resonó tremenda la voz del Padre)
    -Entonces...¿se condenó?...
    -Construyó el templo...(suavizada la Paterna voz)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...