20 de marzo de 2008

Sabiendo...

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo, sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a sacárselos con la toalla que tenía en la cintura


Siempre me gustó este Evangelio, esa entonación de "sabiendo", tiene la fuerza de rescatar estos momentos en los cuales uno sabe que la historia se está haciendo viva.

Vaya como introduccíon para contarles que llegamos sanos y salvos después de 6 horas de viaje donde tuvimos mucha lluvia pasando Rafaela y un embotellamiento llegando a Buenos Aires. No nos encontramos con cortes de rutas del paro del campo, pero si había alguno nos prendíamos.

2 comentarios:

  1. ¿Te hubieras detenido por la causa del campo o para darle una alegría a tu amigo Rome que te critica cuando criticas a los que cortan las rutas? Hoy estoy chistín, sabe disculpar...

    ResponderEliminar
  2. Que conste en actas que a pesar de criticar a los piqueteros, yo en su momento cortè Cordoba y Callao :-).

    No se si le daría una alegría a Rome.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...