10 de abril de 2008

¡Alto! ¿quién vive?

Una de las cosas que se trajo mi tío Luis de Pamplona fue una influencia que para mi fue extraña en su momento y que ahora cobra un sentido mucho más extenso, histórico y rico. Nos enseñaba una canción bastante particular de la cual solo recuerdo la primera estrofa.
Si nos preguntan alto ¿quién vive? responderemos en alta voz ¡Los voluntarios del rey Don Carlos! ¡Viva la Patria y la religión!
La cantábamos cuando íbamos a pescar o cazar mientras discurríamos atrás de una f100 azotados por la noche helada de Coronel Pringles. Con la ayuda de Yahoo me entero ahora que..
Ésta es una canción del folclore Carlista que se cantaba durante la época de la Segunda República. La música es de Silvano Cervantes, si bien se sabe que se cantaba antes de que fuese musicada en partitura.

Letra

1ª Si nos preguntan alto ¿quién vive? responderemos en alta voz ¡Los voluntarios del rey Don Carlos! ¡Vivan sus fueros y religión! (bis)

2ª Nobles Carlistas del alma mía, miedo a las balas no hay que tener.

3ª Miedo a las balas no hay que tener, defendiendo la bandera de Dios, la Patria y el rey (o de Dios, Patria, Fueros, Rey)
De alguna simpática e inconsciente manera creo que Luis hacía algo de esto con sus sobrinos.

9 comentarios:

  1. Mirá quién tenía un pasado carlista...

    La carcunda ha llegado a las tierras sunchalescas.

    Abrazo y V.C.R.!

    ResponderEliminar
  2. ¡Por fin salió del armario!

    Preciosa canción por otro lado.

    ResponderEliminar
  3. Por más ganas de simpatizar que tenga, cuando oigo cosas como defender la bandera de Dios" (o "el hondo e irrenunciable significado teológico" de la guerra de Malvinas) no puedo evitar sentirme incómodo, por decirlo suavemente. Tomar el nombre de Dios en vano, está mal. Que se lo haga para "defenderlo", creo que está peor.

    ResponderEliminar
  4. Creo que no viene al caso, pero lei el post y me puse a cantarlo!!! me habia olvidado por completo, que buenas èpocas... y te acordás de la del campamento lleno de experimentos? no encuentro la letra...

    ResponderEliminar
  5. la encontré! era algo asi...

    Adonde fuiste

    Adonde fuiste, adonde fuiste

    Dímelo hijo querido

    A un campamento, de puro experimento

    Hay mami, eso fue una maravilla.

    Y qué comiste, y que comiste

    Dímelo hijo querido

    Asado con cuero, que casi me muero

    Hay mami, eso fue una maravilla.

    Y que tomaste, y que tomaste,

    Dímelo hijo querido

    Mate cosido, con gusto a podrido,

    Hay mami, eso fue una maravilla.

    Y en que dormiste, y en que dormiste,

    Dímelo hijo querido.

    En una frazada, toda apolillada

    Hay mami eso fue una maravilla.

    Y en que viajaste, y en que viajaste,

    Dímelo hijo querido.

    En una matraca, que hacia traca – traca

    Hay mami, eso fue una maravilla.

    ResponderEliminar
  6. No es que tenga un pasado carlista :-), pasa que tengo un tío que me enseñó una canción carlista sin saberlo yo y calculo que sin saberlo el.

    Sin conocerlos los carlistas me mueven a la simpatía.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Hernan:

    Confirmo que me embarga el mismo sentimiento que a ti ante esa especie de temor reverencial (probablemente veterotestamentario pero no cristiano, no del Dios personal) a usar el nombre de Dios.

    No veo el problema en defender el nombre de Dios, la verdad. Nuestro Señor lo hizo.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  8. Pucha...espero que haya sido inconciente la cosa (porque ya simpática no creo).
    La canción del campamento yo la conocía! (aunque nunca fui de campamento..)

    ResponderEliminar
  9. Estimado HJG: Hace bastante tiempo, en tu blog, no me acuerdo si el de ahora o el anterior, citabas una frase de San Agustín que decía: "Dios no necesita que le cuentes qué cosas tenés para pedirle; pero vos sí lo necesitás.". Del mismo modo, se puede decir que Dios no necesita que defiendas "su bandera", pero nosotros sí necesitamos defenderla. A veces, ateniéndonos demasiado a las palabras y no tanto a lo que ellas significan, podemos caer en una suerte de iconoclasia, jansenismo o quietismo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...