3 de abril de 2008

Derivaciones inquietantes de la vuelta del perro

La vuelta del perro es tradición de los pueblos y ciudades del interior, no voy a ser yo el que venga a derrocar tan pretérita tradición. Sin embargo ultimamente noto una derivación inquietante de esta costumbre.

Las familias montadas en el auto designado hacen su vuelta tradicional respetando los consagrados 8 km/h que bloquea las calles del centro. En su periplo surcan distintos parajes clave ante los cuales "hay que pasar" y si el horario es oportuno o si hay un faltante en la alacena se detienen en el supermercado a hacer unas compras.

Cualquiera de nosotros, si participara del recorrido, bajaría en animada charla al expendio de alimentos para acompañar al comprante y estirar las piernas, pero la costumbre no es esa. Vi a familias enteras esperar sentadas durante 40 minutos dentro del auto en casi completo mutismo televisivo, como en una prolongación forzada pero inevitable de la vuelta del perro donde la única distracción es la radio o mis hijos jugando en la vereda.

Cerca de casa está un supermercado bastante grande (para Sunchales) y este no es un fenómeno que me haya ocurrido observar solo por casualidad, lo veo con cierta asiduidad, en particular en horas de la tarde.

Otra de las cosas de la sunchalidad a la cual no voy a acostumbrarme.

3 comentarios:

  1. El progreso llega a todos lados...

    PD: hay que corregir ese enlace me parece.

    ResponderEliminar
  2. Chelo de Rosario4/04/2008 02:45:00 p.m.

    Si, el hombre moderno es medio pavo nomás. El hecho de haberse convertido en mero expectador lo ha vuelto un ser careciente de gracejo para vivir. Es preocupante el hecho de que muchas personas "no tengan nada para decir", y los que dicen algo es porque antes lo escucharon en los medios, y luego está la cuestión tan penosa de "opinar seriamente". Me divierto con mis hijos instándolos a gritar a viva voz viejas proclamas tales como "Viva la santa Federación", como para que le pierdan el miedo al que dirán que a mi me engarrotó acremente el corazón.

    ResponderEliminar
  3. SI, tengo que corregir el enlace. Me encampaño en esa dirección :-).

    Muy buen argumento el tuyo Chelo, y la contramedida debe ser digna de imitar, voy a buscar mis frases, en casa mis hermanos le enseñan a sus sobrinas a decir "¡Viva Perón!"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...