22 de julio de 2008

Letanías de la humildad

Humildad, de Amadeo Ruiz OlmosLo acabo de leer en Sin esto, nadie se salva, atribuidas al Beato Card. Merry del Val

¡O h, Jesús, dulce y humilde de corazón:
¡escúchame!
Del deseo de ser estimado,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser amado,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser exaltado
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser honrado,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser alabado,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser preferido a los demás,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser consultado,
¡líbrame, Jesús!
Del deseo de ser aprobado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser humillado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser despreciado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser rechazado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser calumniado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser olvidado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser ridiculizado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser injuriado,
¡líbrame, Jesús!
Del temor de ser sospechado,
¡líbrame, Jesús!
Que los otros sean más amados que yo,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros sean más estimados que yo,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros puedan crecer en la opinión del mundo y yo disminuir,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros puedan ser elegidos y yo hecho a un lado,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros puedan ser elogiados y yo desdeñado,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros puedan ser en todo preferidos a mí,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!
Que los otros puedan santificarse más que yo,
con tal que yo me santifique todo lo que pueda,
¡Jesús, hazme la gracia de desearlo!

La foto es una advocación que no conocía: el Cristo de la Humildad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...