27 de octubre de 2008

El ecumenismo como argumento

Leía anoche los desaguizados de un encuentro de liturgia relatado por Germinans cuando me encuentro con la consabida frase de que si no quiere latin en misa, entonces el discursante es anti-ecuménico.
Al hablar el cardenal del latín como si fuera una barrera en la liturgia que distancia a los fieles no cae en la cuenta que está haciendo gala de racionalismo y anti-ecumenismo.
Para mi ese es un argumento débil , la Misión Ecuménica de la Iglesia es la de Ut unum sint , me parece a veces que en este forcejeo entre progres vs tradis se toma cualquier argumento para inclinar la balanza y el ecumenismo es mal utilizado en ambos cuarteles.

De todos modos Aurelius Augustinus  se encarga de aclarar un poco más el asunto argumentando que la manera de hablar del Cardenal Daneels abre un abismo para el diálogo con las Iglesias Orientales, pero de alguna manera me molesta que haya argumentado de esta manera, me parece que lo hace más por buscarle pelo al huevo que con real convicción.
La liturgia es una vivencia de toda la realidad antropológica del hombre, que apela no sólo a su entendimiento, sino a su sensibilidad y afectividad. El latín ha sido atacado por hacer ininteligible el signo sacramental, pero esto es cartesianismo puro, porque pone la inteligibilidad únicamente en lo que aparece claro y distinto. La inteligibilidad litúrgica trasciende la mera comprensión racional, lo cognoscitivo; por eso es accesible incluso a los no letrados (lo curioso es que en otro momento de su intervención, Danneels, contradiciéndose, admite este carácter suprarracional de la comprensión litúrgica). La Iglesia, pues, habría hecho inaccesible la liturgia a los fieles durante siglos, pero esto es como confesar que no habría cumplido con su misión de enseñar y santificar, lo cual es inadmisible. Por otra parte, el ataque al latín supone también necesariamente un ataque a las venerables liturgias orientales, tanto católicas como ortodoxas, pues, como se sabe, las lenguas empleadas en ellas son tan incomprensibles para los fieles de las respectivas iglesias como lo es el latín para los de rito latino. Es más: en la mayoría de ellas la acción litúrgica es hurtada a la visión del pueblo mediante el iconostasio, que marca todavía más netamente que en Occidente la distinción del sacerdocio ministerial y el de los fieles. Flaco favor, pues, se hace al ecumenismo con los hermanos separados de Oriente al emplear contra la liturgia tradicional romana los mismos argumentos que son aplicables a las liturgias orientales.
¿Les da a ustedes la misma sensación?

1 comentario:

  1. > ¿Les da a ustedes la misma sensación?

    Sí, pero mucho peor. Un sofisma por frase, por lo bajo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...