9 de octubre de 2008

El encargado de liturgia

Cuando estaba en tercer año de la Escuela Agrotécnica Salesiana Concepción Gutierrez de Unzué, teníamos distintos encargados para los menesteres propios de la actividad diaria de pupilos. Entre los tipos de encargado había uno en particular que debía hacerse cargo de la organización de la liturgia semanal a la cual teníamos derecho, así como había encargados de deporte y otros temas se ocupaban de gestionar los recursos necesarios para cada actividad.

Era el Encargado de Liturgia.

Lo particular de ese tercer año fue que me votaron como encargado de Liturgia con la función de elegir cantos, intenciones para la ofrenda y guión en general para la misa semanal, la única virtud de mi elección era la de tener un catecismo un poco más pulido que el “Hoja de Ruta” abominable que nos impartían los Salesianos.

Mi gestión fue un fracaso, aparte de unas misas que tenían buenas oraciones e intenciones más o menos imaginativas se me hizo muy difícil lidiar con mis díscolos compañeros de curso –teníamos una bien ganada mala fama- y no fui reelecto al cargo.

Conste esta pequeña anécdota para decir que detrás de todo católico blogger que se queja de las misas hay un encargado de liturgia frustrado.

1 comentario:

  1. Me acuerdo que Hoja de Ruta era muy criticado. ¿Cual era el problema con ese libro?

    Recuerdo que en mi curso todos lo abominábamos, pero era más bien por quien impartía la materia y no por cuestiones de índole teológica.
    ¿Te quedó un ejemplar?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...