22 de octubre de 2008

El Nacionalismo argentino, los tópicos y su leyenda negra

Este post era originalmente de Cruz y Fierro y estaba en mis lecturas pendientes, lo transcribo y leo más tarde.

El Nacionalismo argentino es, desde hace unos años, azotado por diversos ataques que lo convierten en un tópico de un debate de nunca acabar. Pero de un debate sesgado y parcial. Un debate donde los protagonistas (o sus continuadores) pocas veces tienen la posibilidad de participar o donde, a lo sumo, se los invita cuando ya están “de vuelta” con el único fin de que aporten artillería contra su objeto de estudio.

Más curioso es el hecho de que las acusaciones que se dirigen contra el Nacionalismo argentino suelen ser contradictorias entre ellas mismas.

Así, para algunos, los nacionalistas serían oligarcas desesperados por mantener el régimen conservador; al mismo tiempo que otros hacen burla del buen número de hijos y nietos de inmigrantes en sus filas.

Entre los “estudiosos” del Nacionalismo argentino los hay para quienes éste es una mera copia local de una moda foránea de la década de 1930 (“los fascismos”); mientras que, para otros, el fenómeno fue una nueva forma de salvajismo incivilizado heredero de la Mazorca rosista y las montoneras federales.

Hay quienes consideran el fenómeno nacionalista como “la típica reacción” de la pequeña burguesía frente a las recurrentes crisis del capitalismo y, otros, al mismo tiempo, que lo ven como una manifestación de la desesperación de las clases agro-exportadoras que ven peligrar su posición de privilegio ante el aparición de la burguesía, la avalancha inmigratoria, el crecimiento de las izquierdas y la democratización de la Ley Sáenz Peña.

Y los tópicos contradictorios siguen y siguen hasta el infinito.

Se acusa al Nacionalismo de abrir la puerta al populismo de Perón y, al mismo tiempo, de no comprender el fenómeno social del Peronismo.

Se alega la supuesta violencia de los nacionalistas; pero se considera que “sus” muertos, heridos, presos y detenidos (muchos de ellos simples obreros, empleados, comerciantes, profesores, periodistas o científicos) se lo merecían por cometer alguna clase de crimen ideológico.

Desde algunas posturas más o menos cercanas se reprocha al Nacionalismo supuestamente no haber sabido articularse políticamente (esto es, conformar un partido) y se ignoran las numerosas ilegalizaciones a que fue sometido desde su nacimiento.

Se acusa también a los nacionalistas de no respetar las instituciones, al mismo tiempo que se pretende expulsarlos de cualquier cargo o función estatal que alguno detente—aunque haya sido obtenido de carrera o por concurso—en la Justicia, el Conicet, las Universidades, el Servicio Exterior y un larguísimo etcétera.

Uno de estos tópicos más repetidos alega que los nacionalistas cooperaron en los gobiernos de facto, pero luego si uno revisa las nóminas de funcionarios civiles y militares de estos regímenes, lo que predominan son conservadores, liberales, radicales, democristianos, demo-progresistas y, hasta, peronistas, socialistas y comunistas.

Finalmente, parece que siempre es útil tener a los nacionalistas a mano para acusarlos de lo que sea, desde ser cómplices de las “desapariciones” hasta ayudar con la logística para colocar una bomba en una mutual judía. Parecería que toda la sociedad argentina es fascista; aunque, claro, el nacionalismo, se dice también, es (y fue) minúsculo y marginal.

No importa que los hechos lo desmientan, lo importante es mantener el manto de sospecha sobre el Nacionalismo argentino.

10 comentarios:

  1. Es algo así como un "enemigo inventado/construido a medida". Hecho a medida de quien necesite en su dialectica tal oposición. Con el defecto de que al cambiar el "quien" también cambia de características su opuesto. El nacionalismo tendría en consecuencia una forma difusa, cambiante, a medida de quien necesite inculparlo de algo. Extraña y mutante entidad por cierto...
    Quizá ni siquiera exista.

    ResponderEliminar
  2. O si,... quizas si existe pero nadie le pregunto a los nacionalistas que es.
    Hoy en dia no existen absolutos, y por ende, aplica el comentario de CP. Con 5 años de diferencia un/a politico cambia de izquierda a derecha como si nada. Bajo este marco cualquiera puede ser incluido en un grupo que no se sabe bien que es.

    ResponderEliminar
  3. Y entonces...falto que nos contaras si sos nacionalista (y lo que ello signifique) o no...:D

    ResponderEliminar
  4. Vivimos en una època en la cual muchas palabras grandes han sido vaciadas de su contenido, o éste fue alterado de manera que pase a significar otra cosa, a veces diametralmente opuesta a su significado veraz. Pienso en "Amor", "Maestro", "Doctor", "Señor", "Patria", "Dignidad". Otras grandes palabras fueron tiradas en el desván de las anticuallas, despreciadas como inútiles trastos, palabras como "Honor", "Lealtad", "Nobleza". Todas palabras sacrificadas en el altar del progresismo ateo y materialista, que pretende imponer el igualitarismo de si contranatura. Rescatarlas y restaurarlas es una empresa que ha de acometer quien se meta a Nacionalismos.

    ResponderEliminar
  5. Pues, el Nacionalismo aparte de tener enemigos muy mal intencionados, tiene mala prensa por ineficacia propia. Es decir: Ya que somos tan malos, portemonos como se espera que nos comportemos, a saber:Cierre de puertas de taxis violento, escupir en la nuca a los cieguitos, levantar las faldas de las monjitas, y otros malos comportamientos que se agregaran a esta lista, estoy seguro. Bromas aparte hagamos propuestas concretas y peguemoslas con engrudo por las calles, para que sepan que estamos vivos. Y eso si, con logotipo de svastica para que no queden dudas de lo malo que somos.

    ResponderEliminar
  6. El naionalismo argentino esta podrido por dos cosas 1 la pretensión de que sea solamente católico y 2 la herencia española que no explica nada Nacionalismo hay en USA porque no se diferencia a los ciudadanos es verdadea democracia, acá, ya con Rosas (un ladrón) sonamos de entrada

    ResponderEliminar
  7. El último comentario es el mejor y más certero, no caben dudas, es así. No hay nacionalismo argentino por culpa de los nacionalistas. América es todo mezcla, religiones, razas, etc y no puede haber un nacionalismo judío o católico o de árabes, es ridículo. En USA la tienen clara totalmente y acá estamos jodiendo con mentiras, Rosas, España, y otras cosas que son detalles, nada más, como querer definir un traje totmando nada más que los bototnes, es r}rid´ridículo. Rosas fue un ladrón que entregó Las Malvinas a cambio de que lo dejaran vivir allá y además huyó disfrazado en la Batalla de Caseros, antes que llegara el enemigo, luego vivió en concubinato con una mucama a la que le hizo 7 hijos y no reconoció a ninguno¿ puede ser ests hijo de puta malnacido un ejemplo de nacionalismo ? Por favor, como dice m´+as arriba, cagamos de entrada y peor todavía con España, eso será en Méjico o no se donde, acá los españoles no significan nada de nada o en todo caso, antipatía, no tenemos ni tuvimos nada que ver. Andrés

    ResponderEliminar
  8. Veo que todos los comentarios carecen de contenido informativo por empezar el nacionalismo argentino respeta a las instituciones no esta alineado con la politica colonialista europea como españa mucho menos imperialista como eeuu quienes dieron ayuda con armamento durante la recuperacion de Malvinas,uno de los grandes nacionalista fue saineldin quien se opuso al gobierno de menem que con su postura apatriada privatizo el petroleo principal fuente economica entre muchas otras industrias el nacionalismo tambien busca recuperar y potenciar las fuerzas armadas no para ser un pais agresos simplemente para cuidar nuestros recursos recordando que argentina es el 8 pais mas grande del mundo seguiremos por el camino Dios Patria o muerte.

    ResponderEliminar
  9. Los intelectuales y políticos enemigos del nacionalismo son los traidores a la patria funcionales al interés del imperialismo neoliberal y del socialismo/ comunismo, que buscan sobre todo influir en nuestro terruño para el beneficio de sus propios intereses económicos y/o políticos.

    Estas fuerzas siempre necesitan de traidores internos que vendan su país como requisito indispensable para entrometer sus narices en un estado sin necesidad de intervención militar directa.

    Estos títeres útiles son miembros de la élite dirigente y son sobornados o coaccionados, de manera que acceden a las interferencias extranjeras en nuestro país para mantener su status o rango económico y/o político dentro de la sociedad.

    Es inherente a este sistema intervencionista de los países la cooperación previamente mentada de elementos internos.

    Ni capitalismo ni comunismo amigos, saludos

    ResponderEliminar
  10. Tenemos que defender la argentina virtual de el ataque extranjero! Los invito a un juego muy completo de economia, politica y guerra, tiene de todo, necesita poco tiempo y es gratis. Entra y ayudanos! goo.gl/Ohb8T

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...