25 de noviembre de 2008

Más de la misa en Sunchales

Leía esto del cardenal Arinze y pensaba acerca de los gestos que tiene la misa en Sunchales que la hacen distinta a las misas que tuve en otras parroquias. ¿Por qué el interés? Porque esta es mi misa, la cual tengo que celebrar con santidad o arrepentimiento, es ese momento del Domingo en el cual se juega la Salvación mía y de todos.

En el caso de San Carlos Borromeo ya hice muchos comentarios, algunos pro y otros contra típicos de un maniático con ínfulas, ustedes sabrán disculpar. En este caso quería contarles que en general, fruto de una influencia que desconozco, los fieles de Sunchales hacen gestos con la mano con las respuestas de “…y con tu espíritu” y “Demos gracias a Dios”. Son discretas extensiones de manos similares a las del celebrante ofreciendo el pan y el vino y que se repiten durante el Padrenuestro, donde pueden agregarse manos unidas con propios y ajenos.

nTambién llama la atención la cantidad de Ministros de la Eucarístía, conté más de 20 en la última ceremonia de institución que en el caso de nuestra Diócesis de Rafaela es por tiempo limitado. Se dispersan rápidamente por todo el templo en cada misa y logran despachar, sin acólito y sin patena, la gran cantidad de fieles que recibe el Santo Sacrificio (me encanta lo de Santo Sacrificio).

¿Qué me gustaría que cambie? Lo de la ausencia de patena.
¿Qué estos haciendo para que cambie? Nada, mea culpa.

Actualización:  Me corrige Josefina con mucho criterio...
Nunca había oído que al Cuerpo de Cristo, Comunión, Eucaristía, Santísimo Sacramento, o tantos otros nombres tiene, le llamaran Santo Sacrificio. Sí, por supuesto, a la Misa; pero no a Jesús en la Eucaristía... ¿estoy aprendiendo un nombre nuevo o no es tan seguro?
La patena es la bandejita donde se apoya la hostia grande, antes y después de ser consagrada. Las que se llevan -algunas veces- para acompañar al sacerdote mientras da la comunión y prever que no caigan partículas, no son patenas... simplemente bandejitas.
Yo también las llamaba patenas antes. Se ve que después se aclararon los términos.
Me parece que las bandejitas ya se usan muy poco. De hecho, hay muy pocos lugares donde hay monaguillos... Si me toca dar la comunión, yo pongo el copón mismo de modo que haga de bandejita

8 comentarios:

  1. Oye, gracias por anotarte como mi "prosélito seguidor", jeje (que nombre más malo eso de "seguidor", pero es lo que hay).... una novedad: leí hoy que el Santo Padre estaría por modificar el saludo de la paz, poniéndolo antes del ofertorio para no restar solemnidad y sentido a la comunión. Bien, ¿eh?
    Saludos a tu señora...¿cuando llega la niña?

    ResponderEliminar
  2. No es para tanto Javier. En esta Parroquia donde estamos yendo, el coro usa bombo, guitarra y, eventualmente, pandereta. Muchos fieles baten palmas con ciertas canciones y menean el cuerpo al son de la sacra música. Hacen una "especie" de recepción especial a la Palabra, antes de las Lecturas, que consiste en que una persona avanza desde el atrio hacia el altar, precedido por monaguillos (a veces monaguillas) llevando sobre su cabeza la Santa Biblia, mientras suena una canción afín con las correspondientes palmas y meneos. Paciencia, esto si que es unirse al Sacrificio del Cordero tres veces Santo.

    ResponderEliminar
  3. Nunca había oído que al Cuerpo de Cristo, Comunión, Eucaristía, Santísimo Sacramento, o tantos otros nombres tiene, le llamaran Santo Sacrificio. Sí, por supuesto, a la Misa; pero no a Jesús en la Eucaristía... ¿estoy aprendiendo un nombre nuevo o no es tan seguro?
    La patena es la bandejita donde se apoya la hostia grande, antes y después de ser consagrada. Las que se llevan -algunas veces- para acompañar al sacerdote mientras da la comunión y prever que no caigan partículas, no son patenas... simplemente bandejitas.
    Yo también las llamaba patenas antes. Se ve que después se aclararon los términos.
    Me parece que las bandejitas ya se usan muy poco. De hecho, hay muy pocos lugares donde hay monaguillos... Si me toca dar la comunión, yo pongo el copón mismo de modo que haga de bandejita.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Touché¡ Que ignorante soy, gracias Josefina, voy a hacerle honor a tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. AleMamá, yo siempre fui un seguidor tuyo, la diferencia es que ahora soy visible.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, he aquí otro fanático de la corrección litúrgica. A medida que más aprendo, más veo que las normas litúrgicas son ignoradas o desobedecidas más de lo que uno pensaba (y eso que uno pensaba que era mucho). ¡Hace falta urgentemente una buena formación litúrgica! Principalmente para los sacerdotes, pero también para los laicos.
    Personalmente, he visto de todo en la Santa Misa. Sin llegar a los extremos sacrílegos de los yanquis o los europeos. Gracias a Dios no conozco curas tan osados.
    Hago una corrección: Ministro de la Eucaristía es sólo el sacerdote, no los laicos.
    Mejor te copio el fragmento de Redemptionis Sacramentum (De hace sólo 4 años):


    1. EL MINISTRO EXTRAORDINARIO DE LA SAGRADA COMUNIÓN

    [154.] Como ya se ha recordado, «sólo el sacerdote válidamente ordenado es ministro capaz de confeccionar el sacramento de la Eucaristía, actuando in persona Christi».[254] De donde el nombre de «ministro de la Eucaristía» sólo se refiere, propiamente, al sacerdote. También, en razón de la sagrada Ordenación, los ministros ordinarios de la sagrada Comunión son el Obispo, el presbítero y el diácono,[255] a los que corresponde, por lo tanto, administrar la sagrada Comunión a los fieles laicos, en la celebración de la santa Misa. De esta forma se manifiesta adecuada y plenamente su tarea ministerial en la Iglesia, y se realiza el signo del sacramento.

    Por último, recomiendo también la lectura de este artículo: http://www.iuscanonicum.org/articulos/art017.html

    Pido disculpas por lo apurado del comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Para que quede más claro, copiamos el número siguiente:

    [155.] Además de los ministros ordinarios, está el acólito instituido ritualmente, que por la institución es ministro extraordinario de la sagrada Comunión, incluso fuera de la celebración de la Misa. Todavía, si lo aconsejan razones de verdadera necesidad, conforme a las normas del derecho,[256] el Obispo diocesano puede delegar también otro fiel laico como ministro extraordinario, ya sea para ese momento, ya sea para un tiempo determinado, recibida en la manera debida la bendición. Sin embargo, este acto de designación no tiene necesariamente una forma litúrgica, ni de ningún modo, si tiene lugar, puede asemejarse la sagrada Ordenación. Sólo en casos especiales e imprevistos, el sacerdote que preside la celebración eucarística puede dar un permiso ad actum.[257]

    ResponderEliminar
  8. por otra parte, y dejando un poco de lado la legislación, la cual no deja de ser importante, voy a lo de todos los días:
    Para empezar, la bandejita que sostiene el monaguillo de ninguna manera es lo mismo que tener que hacer artilugios con el Copón (con el debido perdón de la hna. Josefina), si no hay monaguillos es porque los padres de los chicos que van a misa y los curas que la celebran no se poden media pila. Cualquiera sabe que en cada parrroquia hay por lo menos 1 o 2 chicos que pueden acolitar y no saben lo que es cuando son 4 o más como tengo la suerte de ver en mi parroquia.
    Por otro lado, creo que hoy día se pierde un poco la dimensión de lo que es la comunión y es por eso que hay un cura y 900 ministros extraordinarios! igual esto es algo que compete a los sacerdotes. Solamente expreso mi opinión

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...