27 de noviembre de 2008

Tomás enfrentando la venida de Luli

Para Inés y Santiago no hay misterios: Inés espera ansiosa la muñeca que se mueve y que hay que cambiar; Santi tiene cosas mucho más importantes, como su shupete (se empeña estos días en reemplazar la ch por una sh irritante), su mema y los dibus nuevos que le conseguí. Son dos expertos en esto de tener hermanos menores y se les nota en lo tranquilo de estos días y en como disfrutan de sus abuelos.

Pomi de madera

Tomás es otra cosa.

Porque Tomás es terrible y lo es en todo, habla hasta por los codos, es súper activo y social. Todo lo que Santi no habla lo dice Tomás con expresiones y movimientos enérgicos. Estos últimos días está con el "no quiero" o el "estás haciendo una tontería" como le dijo a su abuelo que condimentaba una ensalada. Tiene respuesta para todo y hay veces que hablando con B nos damos cuenta que el individuo lleva minutos declamando aventuras imposibles donde conviven "codrilos" con las más fantásticas aventuras, con el único fin de llamar la atención a guisa de radio ininterrumpida.

Creemos que esta es su manera de hacernos notar que no quiere ser reemplazado por esa amenaza sin rostro que se llama Luli y que está en la panza de Mamá. Su última aventura consiste en noches de tos terrible que lo llevaron a hacer un falso crup y a recibir el combo mágico de aerocámara + corteroid + ibuprofeno en dosis para bisonte americano.

6 comentarios:

  1. Pobre chico, ¡qué amenaza más real pero sin rostro!

    ResponderEliminar
  2. No sé si sus cuentos de "codrilos" son tanto por la llegada de su hermanita... tiene genes paternos el chico, no?
    Buenísimo lo del bisonte americano!

    ResponderEliminar
  3. Pobrecito! que mejore pronto!

    ResponderEliminar
  4. Comprendo lo que le pasa a tu hijo Tomás, compartiendo experiencias, mi hijo JoséM, que tiene un año y diez meses, al nacer Juan, estuvo bastaaaaante conmocionado; se enfermó y para colmo lo contagió al bebé. Creo que lo emocional los afecta, a algunos, en lo físico, por eso bajan sus defensas y se enferman. Creo, no soy médica ni psicóloga...

    ResponderEliminar
  5. Javier: capaz que el abuelo le estaba poniendo canela al tomate.

    ResponderEliminar
  6. No, no, era tomate, lechuga y aderezos, nada más :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...