27 de febrero de 2009

El lunes Inés arranca primer grado

... ¡Se nos caen los años de las manos!.

Increíble que mini Inés ya esté lista para empezar las clases, el padre usa este post para descargarse de la ansiedad y no torturar a la pequeña que no manifiesta ninguna emoción particular. La madre vive una actividad nerviosa y febril por conseguir que todo esté impecable y pulcro de cara al inicio del lunes.

Santi sigue en su mundo empezando a perfilar un carácter tranquilo pero reacio a los esfuerzos continuados. Esperemos que esto no le juegue en contra este año y para ayudarlo empezamos de nuevo con la práctica del rugby en el club Unión.

Santi

También arranca Tomás sus clases, pero el asunto tiene ahí otros rivetes: tuvimos la reunión previa con la seño Claudia cuyo nombre es casi impronunciable para Makanaki, y le avisamos que se ganó el premio gordo. No sabemos como va a hacer para lidiar con semejante amenaza, exponente máximo del Gen228.

3 comentarios:

  1. Que no quiera perseverar en el rugby no quiere decir que sea reacio a los esfuerzos continuados. Sobre todo cuando es el padre el que quiere que juegue...

    ¡Aguante ahijado!

    ResponderEliminar
  2. Lo de no perseverar no es por el rugby, tu ahijado es medio atorrante para cualquier esfuerzo que no esté en línea con sus deseos.

    Pensamos que dentro de unos años la constancia en el deporte va a ayudarlo con este aspecto que no sabemos si es 100% suyo o algo del momento.

    ResponderEliminar
  3. Que le vaya muy bien a Inés.
    Me parece que a Santi, durante el primer tiempo, habría que marcarlo, o sea controlar que haga las cosas cada vez, cada día, y también premiarlo de alguna forma cuando las haga. Hasta que se le forme el hábito y ya se encarrilará solo. Pero hay que tener paciencia de estarle cerca, mientras -por repetición- se le haga hábito.
    No sería de atorrante, sino su modo de ser.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...