4 de marzo de 2009

Completando la idea del cambio tecnológico...

used books¿Leyeron lo del otro día acerca del cambio tecnológico? Me parece que no, porque nadie dejó comentarios.
Yo hubiese hecho lo mismo visto el título tan aburrido.

De todos modos sigo con la idea y la engancho con este post que acaba de poner Endriago y que a su vez escamoteó de otro lado. Es acerca de No leer y trae una cita de Ortega y Gasset muy perspicaz y en la cual el homo internéticus está criando multitudes:

Nos encontramos, pues, con la misma diferencia que eternamente existe entre el tonto y el perspicaz. Éste se sorprende a sí mismo siempre a dos dedos de ser tonto; por ello hace un esfuerzo para escapar a la intermitente tontería, y en ese esfuerzo consiste la inteligencia. El tonto, en cambio, no se sospecha a sí mismo: se parece discretísimo, y de ahí la envidiable tranquilidad con que el necio se asienta e instala en su propia torpeza. Como esos insectos que no hay manera de extraer fuera del orificio en que habitan, no hay modo de desalojar al tonto de su tontería, llevarle de paseo un rato más allá de su ceguera y obligarle a que contraste su torpe visión con otros modos de ver más sutiles. El tonto es vitalicio y sin poros. Por eso decía
Anatole France que un necio es mucho más funesto que un malvado. Porque el malvado descansa algunas veces; el necio, jamás.
La pregunta es saber si la tecnología, que nunca es nuetra, no está armando una civilización de necios.

1 comentario:

  1. Estimado Xav:

    No creo que nadie comente por falta de interés. Creo que es un tema tan grande que es complicado encontrar el lugar por el cual comenzar.

    Ocurre que hay muchas cuestiones mezcladas, no se trata sólo de un cambio tecnológico sino un cambio de paradigmas (científicos, religiosos, laborales, etc) que influye en todos los ámbitos.

    El cambio tecnológico ha generado un enciclopedismo furioso sin ningún tipo de profundidad. Lo que antes requería tiempos de búsqueda hoy se obtiene a un click de distancia. Por otra parte la cantidad de información disponible nos direcciona a una especialización cada vez más fuerte que nos hace olvidar o descuidar, incluso, otros ejes de nuestras mismas materias.

    No creo que se lea menos, creo que se lee peor. Antes sólo los grandes, los testeados, los muy comerciales o los ingeniosos podían ser leídos en tanto que se publicaban sus obras. Hoy, cualquier gil como uno escribe y más de uno lo lee!

    En fin demasiado largo.

    Respetos.

    Natalio

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...