El terreno

Desde siempre buscamos con Bárbara ser propietarios de un techo para los chicos y para nosotros, es un valor que es inicial para cualquier familia y que vemos que otras resuelven o resolvían mucho antes que nosotros.

Nos habíamos quedado con las ganas la última vez con una operación que no se cerró por la ineptitud de la inmobiliaria y del propio banco, todavía tengo la sangre en el ojo. Ahora se dieron una serie de coincidencias y pudimos suscribir un préstamo que nos alcanza para comprar un terreno que una urbanización de Sucnhales vende a un 75% de su valor.

Se trata de un terreno de 490 m2 con un entorno agradable a unas 6 cuadras del colegio, la idea es conservarlo hasta que terminemos de pagarlo y utilizarlo luego de estos 5 años de sacrificio y cuotas para construir una morada o dejarlo como parte de pago en la compra de una casa.

El viernes fuimos a cortar el pasto y casi lo hicimos todo, sólo faltó un ultimo tramo ya que la máquina de cortar pasto claudicó vergonzosamente, creo que la vamos a tener que mandar a rebobinar, la foto ilustra el momento.


Creo que deberíamos darle un nombre más acorde, más épico.

Comentarios

  1. re bien!!! flicitaciones!!
    esos

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones padrino y gracias por el libro!!!!
    liline

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho, andá plantando árboles carapálida! Alamos, por ejemplo, algun cítrico.

    ResponderEliminar
  4. groso loco, congratulacois!!!

    marcos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario