5 de julio de 2009

3-3 en la misa del Domingo

20 minutos del primer tiempo de la final Tradi - Progre de cada Domingo. Juega Tradi y anuncia que nada de Saludo descontrolado de la paz porque estamos en timepos de Gripe N1H1.

1-0 y sonrisitas omnipotentes entre los asistentes que evitaron vestir ropa deportiva para ir a misa.

Sin acusar el golpe Progre toma el mando de las acciones y en jugada coordinada anuncia que la Comunión es sólo con la mano y con siete ministros extraordinarios desinfectados con alcohol con gel.

Durísimo 1-1  que deja sin aire al equipo Tradi.

A pesar de ello Tradi se alimenta en la afrenta, que es lo que mejor sabe hacer, y responde con un directo "el Padrenuestro sin agarrarse de la manito ¿eh?".

2-1 para Tradi que ahora lidera las acciones.

Sin dejar por ellos de pensar en el arco rival  Tradi Team impacta nuevamente en las redes Progre cancelando el saludo fraternal en el atrio disminuyendo drásticamente las efusiones de espaldas al santísimo.

3-1 ¿Definitivo?

¡No! Progra Club responde anotando para sus arcas la lectura intempestiva de la oración "tierna y comprometedora" que hace a la defensa Tradi mirarse sin comprender a la vez que un profesor de Literatura en el templo sufre un ataque de aerofagia violento.

3-2 con Progre club volcado al ataque.

Dice el adagio que los goles que no se hacen en el arco contrario se sufren en el propio. Progre Club remata la tarea con "Dulce humilde muchacha de palestina" acompañada de guitarras, un bombo, una harmónica y un bajo. Este golpe lesiona a un defensor Tradi por sobredosis de adjetivos, el profesor de literatura no puede respirar y es conducido al hospital local.

3-3 final, los equipos se despiden con promesas de "cancelo la misa del Domingo" o "Ad Orientem para que ninguna tos del cura llegue a los fieles" y dejan otro apasionante desafío para la semana que viene.

11 comentarios:

  1. ¡Sabía que no podía fallarme! En algún blog de católico el tema se iba a comentar.
    Y ocurrentísimo, genial.

    ResponderEliminar
  2. Agregue un gol más para cada equipo: gol para los tradis con la inclusión del "por muchos" en el nuevo misal argentino; empate progre sobre la hora con la modificación del "vosotros" por el "ustedes" en el mismo misal.

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente, me parece que el primer "gol" del Progre Club es como el de arquero en los picaditos, vale doble.

    ResponderEliminar
  4. Si Coronel, al equipo Tradi el empate le sabe a derrota por ese gol, pero no hay que subestimar lo fuerte que pega el primer gol de Tradi.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Javier, te escribe Alejandro. Quisiera sólo comentarte que me declaro prescindente del partido entre “progres”y “tradis”, simplemente porque creo que no es el partido que nos toca jugar como católicos. El hecho mismo de colocarnos una camiseta u otra, ya nos está alejando del equipo.
    Quien se enrola como “tradi” o como “progre”, tanto uno como otro (y en esto no hay diferencias) incurre en una valoración meramente sociológica del profundo misterium al que pertenece el Mystici Corporis Christi. La descripción de bandas en disputa de un botín, como las corrientes ideológicas que pugnan por el control de una organización social; ensombrece la verdad sobre la Ecclesia de Trinitate a la que pertenecemos por un solo bautismo y una sola fe, formando un solo Cuerpo y un solo Espíritu en una misma esperanza, a la que todos hemos sido llamados (cf Ef 4, 4-5).
    No son los “tradis” o los “progres” lo que ganan el partido. El partido ya está ganado… El premio es del Padre, por el Hijo en el Espíritu Santo. Nosotros estamos invitados a participar con alegría (gaudete en Domino) de la victoria del equipo ganador. No se trata de ser “tradi” o de ser “progre” sino de ser verdaderamente fieles al espíritu, a la identidad y a la misión del “equipo”.
    En este sentido y bajo este espíritu, creo que no calificaríamos como “esa típica literatura episcopal” (con un tono claramente peyorativo) las expresiones de nuestros obispos. Considerando el vínculo de origen apostólico de los obispos podríamos decir que San Mateo, San Juan, San Pedro, San Santiago, San Pablo encuadran sus escritos dentro de la “literatura episcopal” ¿Diríamos de Pablo que tiene “expresiones dulzonas” al leer de él expresiones como: “les hablo como a quienes todavía son niños en Cristo; los alimenté con leche y no con alimento sólido, porque aún no podían tolerarlo” (1 Cor 3,1-2); “yo soy el que los ha engendrado en Cristo” (1 Cor 4,15); “Yo los amo a todos ustedes en Cristo Jesús” (1 Cor 16,24) “les escribí con aflicción y angustia, y con muchas lágrimas, no para entristecerlos, sino para demostrarles el profundo afecto que les tengo” (2 Cor 2, 4), “les hablo como a mis propios hijos, también ustedes abran su corazón” (2 Cor 6,13); “ustedes están en mi corazón, unidos en la vida y en la muerte” (2 Cor 7,3); “salúdense mutuamente con el beso santo” (2 Cor 13,12); “si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión, les ruego que hagan perfecta mi alegría permaneciendo bien unidos” (Flp 2, 1-2) ?
    Lo menciono porque este apelativo se aplicó a la oración por el año sacerdotal propuesta por el episcopado (cuya autoría principal pertenece a nuestro propio obispo, Mons. Franzini)
    Del mismo modo, pensando en el ámbito litúrgico: ¿calificaríamos a Jesucristo como “progre” por el hecho de no haber usado patena, ni haber dado de comulgar en la boca a sus apóstoles en la Última Cena? ¿cuál hubiese sido nuestra opinión sobre el modo de celebrar de Jesús si hubiéramos estado presentes aquel Jueves Santo?
    Creo también que un signo de pertenencia cordial al equipo, es hacer llegar las sugerencias (incluso las observaciones y críticas) a quienes tienen responsabilidad en la conducción; sobre todo hacerlo “dentro” del equipo. En este sentido no creo que el blog sea el mejor ámbito. Configura una situación similar a la del jugador que hace observaciones sobre sus compañeros de juego o su director técnico, no en los vestuarios sino a través de la televisión. Estamos exponiendo el rebaño a los lobos… o como se dice popularmente, “echando carne a las fieras” que buscan deshacer la unidad del equipo.
    Javier, si bien pertenezco a la comunidad de Sunchales, no te conozco tanto todavía en lo personal. Creo que sos una persona valiosa con una formación e inquietudes profundas.
    Esto sólo pretende ser un aporte para repensar la cuestión; para, con la gracia de Dios, crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad que nos hace miembros de un mismo y único equipo; que nos hace hermanos de una misma y única Iglesia.

    ResponderEliminar
  6. Al "Anónimo" de arriba o "Alejandro": Muy interesante apreciaciones. Dejo un mail, por si quiere comunicarse: cuasiparroquiabelen@gmail.com

    En Cristo y María.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu reto, Alejandro, acuso el golpe y esgrimo una débil defensa, más por contestar el honor de tu comentario que para fundamentar el artículo original que fue sólo a título de chanza y en un ambiente de iniciados, :-)

    No sabía que Mons Franzini era el autor de la oración, a pesar de que sus homilías y cartas pastorales en general me gustan esta oración no me gustó nada. Pero es una asunto de gustos que calculo que a otros debe agradar, dejo al Padre la oportunidad de sacar frutos del árbol podado como venga. Por si algo aporta a la charla, no soy el único que encuentra dicha oración como menor.

    Por lo de lo público de este blog te agradezco el comentario de nuevo ya que es una crítica común la cual siempre he tratado de tener en cuenta, unas 200 persona visitan este sitio todos los días, casi todos ellos de visita diaria que me honra desde hace casi 5 años. La nota de más arriba fue hecha desde Sunchales pero pero con un contacto fuerte con realidades similares de Buenos Aires que viven estos temas con igual pasión. Se puede extrapolar esta chanza a Sunchales, pero no necesariamente.

    En fin, mi mujer me reclama, más luego agrego un poco más.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...