2 de julio de 2009

What rosary means to me

Handmade Rosary
What rosary means to me fueron una serie de entradas de Goddogz referidas al las distintas experiencias de los hermanos en torno al rosario, cada uno contaba su propia experiencia y conmemoraban el mes del rosario. Léanlas y disfruten.

Para mí fue aleccionador porque si bien siempre le dedicamos tiempo con Bárbara últimamente se nos hace casi imposible, al mediodía no hay tiempo y a la noche los chicos no se duermen hasta las 11 (algo que estamos tratando de cambiar). Muy complicado, ni que hablar de nuestros otros tiempos libres ahora que llegó Lucía.

Estoy viendo seriamente en agregarlo a mi mate y mis oraciones de la mañana.

De todos modos el tema del post no es disculparme por mi debilidad en la oración, la idea es recordar las cosas que me hacen querer tanto el rosario y dar yo también mis razones por la cuales forma parte de mi identidad.

Los primeros recuerdos del Rosario son de casa, con Mamá impulsando la medida entre sus díscolos hijos y Papá rezando a la espera de hacer tangibles las amenazas de su consorte. Después vienen los rosarios en el Dos de Mayo todos los días después de la cena. Ahí siempre estábamos todos los primos, recuerdo que antes del sueño de los fieles, risas y juegos silenciosos nuestros se daba un acelerado ataque a los rosarios disponibles y los asientos más selectos del living.

Después hay que saltar a los rosarios de recién casados con Bárbara en España, que para nosotros fueron entrañables porque fueron los primeros momentos para reconocer la espiritualidad de cada uno y porque entre medio de ellos se gestaron esos dos años que para nosotros fueron un remojón de madurez y la piedra firme sobre la cual hay hoy cuatro hijos y 7 años de casados. ¿Cómo hace la gente para mantener años el matrimonio sin oración en común?.

Hoy tratamos de aceitar esta compleja maquina de pañales que es la casa y buscamos un lugar y un momento donde rezar nuestro rosario de la familia, uno de los cuales está en el espejo retrovisor de Frog esperando que tomemos la ruta para recibir una desempolvada. Con Luminosos y todo.

¿Ustedes cómo rezan su rosario?

PS: esta entrada está hace meses en borrador, meses.

5 comentarios:

  1. Lo he rezado desde el colegio --una vez cada tanto nada más-- pues en casa de mis padres no era costumbre pese a ser católicos. Con el tiempo, como a mis 34 años, decidí en un día nublado, al medio día, caminando por los pasillos de un hospital (nada grave, sólo aburrida) que lo haría a diario, cosa que cumplo bastante bien sola y con mi marido, cada vez que podemos, lo hacemos juntos. Es una compañía increíble, arma poderosa y gran consuelo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Xav.

    Yo, según Juan Ignacio, lo rezo heterodoxamente.

    No creo que a Dios le moleste, porque me va concediendo cosas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier. Con mi esposa lo rezábamos a diario durante el noviazgo, semanalmente los primeros meses de matrimonio y me parece que no hemos vuelto a rezarlo, al menos juntos, desde que vinieron los párvulos. Nuestra oración diaria y en familia es Avemaría, Gloria y Ángel de la Guarda al acostar a los niños. Luego, una vez que nos damos el beso de las buenas noches, cada uno hace o hará su oración, íntima y muy personal al Padre que escucha en la oscuridad, en el silencio de la noche.

    ResponderEliminar
  4. Como dice Chelo, juntos es difícil en época de hijos. No quita que uno pueda intentar darse el lugar, sería un esfuerzo meritorio. Los viajes son ideales, gran momento (con eso de ir de camino...)

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno que esta entrada, finalmente, vio la luz... ¡¡¡GRACIAS por compartirla!!! Es verdad que con niños se complica el encontrar momentos de oración, pero también es cierto que no es imposible... Confieso que desde hace tiempo tengo la intención de rezar el Rosario con más frecuencia, pero sólo he logrado hacerlo intermitentemente en este último tiempo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...