15 de septiembre de 2009

¡A dibujar!

Dibujar con tus hijos es una misión de padre. Yo entiendo que hay gente quiso aprender a dibujar y que de acuerdo con esa limitación construye una barrera insalvable. Pero como dice el chef de Ratatouille (pronunciar “rratatui”) cualquiera puede cocinar, dibujar digo yo, y el dibujo forma parte de una actividad básica del crecimiento.

Graben esto en sus cabezas: sus hijos tienen que dibujar. Es una manera de disparar la imaginación, les ayuda a entender que el libro es una herramienta y que la televisión o Internet también pueden serlo. Les ayuda a interpretar lo que vieron y a ampliarlo con percepciones propias.

El tiempo que requieren para dibujar los chicos antes de los 8 años (que es la edad máxima que pude experimentar) es muy breve. Lo importante es que hay toda una ceremonia de ir a buscar lápices y papel y la certeza de que algo va a salir, así como el compromiso de dejar las cosas en orden.

Inclusive pueden aprovechar la excusa del dibujo para sacar a los chicos de la televisión, como dijo uno de Pixar por ahí: “cuando me falta inspiración veo una película de Miyazaki y las ideas empiezan a salir”. Toman a sus infantes de en frente de la caja boba y les proponen dibujar algo de lo que acaban de ver.

En casa hay un compromiso total por el dibujo, habrán visto en este blog ejemplos de obras maestras de Santi e Inés, pero hay un mundo mucho mayor que el de los pocos ejemplos que pude subir (Tengo un scanner que mocha los colores, me niego a seguir defenestrando a mis pequeños artistas). Guardamos las obras más notables en carpetas incluyendo el nombre del autor y una fecha de cierre, tenemos lápices y algo de pinturas para ocasiones especiales, además sacrifiqué un libro para que todos hagamos nuestros dibujos tratando de tapar con colores o trazos gruesos las páginas llenas de dramas y problemas.

Nunca falta la oportunidad de sentarse y uno de los muebles del comedor almacena tentador papel blanco para que en cualquier momento se desencadene la furia. Algo que me resultó revelador es que los chicos se motivan con el detalle, la presencia de los padres y sobre todo con dibujos de referencia que les hacemos o copiamos de libros que ellos conocen.

No puedo imaginar una infancia sin dibujos, les dejo un apercu de nuestra infraestructura.

6 comentarios:

  1. Hola Xav. Quería pedirte un consejo, dado que vos tenés algunas horas más de vuelo como padre que el infrascrito. ¿Crayón, lápiz, fibra, témpera, tizas, ceritas? Cúal es el máspráctico y dúctil en las manos das criancas?

    ResponderEliminar
  2. Birome o lápiz negro + lápices de colores.
    Fibra mancha mucho, crayon es limitado en el uso, la tiza se presta a poco materiales.

    De vez en cuanto pintura, acuarela o tempera. Pero hay que cuidar el tema de los colores puros enseñando a usar el pincel siempre limpio.

    ResponderEliminar
  3. Acuarela sale como piña, tiene poco daño colateral (manchas que no salen y con un fondito de agua alcanza)y con una mínima explicación de como agarrar bien el color las usan perfectas.
    Noëlle
    Prontuario: Pili de casi 4 y Philou de 2, ambos las manejan muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Excelente comentario, Xav. La verdad es que mis hijos son unos fans del dibujo (de hecho, tengo escondida una resma de hojas en mi placard para que no me quede sin hojas cuando necesito imprimir algo), además de que habían decorado casi todas las paredes de mi casa (lo cual me costó un dolor de cabeza cuando tuve que pintar las paredes... ¡¡qué difícil es sacar los dibujos hechos en marcador!!). Lo que nunca había hecho hasta ahora es ponerme a dibujar con ellos: siempre les había fomentado que dibujen, hasta tengo colgados dibujos de ellos en las puertas de mi placard, pero muy pocas veces me senté con ellos. Con este consejo tuyo, a partir de ahora lo voy a hacer; siempre es buenbo aprovechar experiencias ajenas.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con tu propuesta.
    Todos deberíamos dibujar, y esto se aprende en casa. Y lo hago extensivo al canto.
    No se trata de ser Miguel Angel o María Callas, pero desenvolverse no hay duda.
    Lo que no me doy cuenta es por qué lo de pintar encima del libro de Soljhenitsin... ¿por qué?

    ResponderEliminar
  6. es super aprender adibujar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...