9 de diciembre de 2009

De mi tío Esteban Laxague SDB, Obispo de Viedma hablando del agua


Yo tengo muy asumido que mis dos tíos obispos no son del tipo "puñal en la boca", o "¡Convertios!", o "combativos" como me gustaría a mi.

Entiendo también que no tengo derecho a emitir un juicio acerca de sus condiciones de pastores para su rebaño y admito que no debe ser fácil estar al frente y en medio de sus ovejas.

También entiendo que para la prensa es más fácil hacer una nota con un pedido de obispos acerca del agua o de la amenaza apocalíptica del cambio climático que una en donde se hable de términos como Inmaculada Concepción, Orden Natural o Santidad.

Pero que bueno estaría hacer un poco de ruido con cosas católicas ¿No?

Estos pensamientos perdidos surgen porque esta semana la alerta de Google news que tengo para Laxague se empecinó denodadamente en arrojarme la carta del Agua en mi mail y si no lo digo en el blog me voy a quedar sin pelo.


PS: Me gusta la foto de la entrevista que le hizo rionegro.com.ar
PS2: Queremos un mejor sitio para la Diócesis de Viedma y las homilías de Esteban y Pedro online para los sobrinos que estamos lejos.

12 comentarios:

  1. Que los obispos se ocupen del vital tema del agua es importantísimo.

    Y lo del cambio climático es una realidad palpable día a día desde hace unos años y no una "amenaza apocalíptica".

    Hablar sobre el cuidado debido de la casa común a toda la humanidad es "un tema católico", "un tema cristiano", porque es la casa que Dios nos donó a todos.

    ResponderEliminar
  2. La casa común de toda la humanidad es el Cielo y de eso hay que hablar, vas a ver que cuando todos seamos santos no va a haber problemas de polución.

    ResponderEliminar
  3. "El Cielo" se construye ahora, viviendo bajo la mirada de Dios todos los días de nuestra vida.

    Creo que estamos diciendo lo mismo: si viviéramos teniendo siempre presente la mirada de Dios-eso es la santidad-, cuidaríamos nuestra forma de proceder en todo y con todos. :)

    ResponderEliminar
  4. "El Cielo se construye ahora"... ¿No existe la visión beatífica de Dios?

    ResponderEliminar
  5. No entiendo la frase "El cielo se construye ahora" es un poco raro para mí que no manejo el lenguaje de divulgación religioso (actual).

    ¿Es algo así como que yo voy configurando el cielo con mis acciones? Siempre pensé que era algo que estaba "dado / predeterminado".

    Perdonen la bestialidad de mi lenguaje. Un economista hablando de teología (¡Qué país generoso!) no puede dar nada bueno. Eso sí: ¿Alguien me explica "el cielo se construye ahora”? No lo entiendo.

    ResponderEliminar
  6. "El cielo", "El Reino", se construye día a día. ¿No es -según los Evangelios- lo que hizo Jesús con sus palabras, con sus acciones, con toda su vida? ¿No es lo que quiso hacernos entender, a pesar de nuestra dureza de corazón?

    "Quien tenga oídos, que oiga"...

    No creo que el cielo se pueda configurar, pero sí que nosotros, con ayuda de la Gracia de Dios, podemos configurarnos más plenamente a Cristo, esto es, vivir como si Cristo viviera en nosotros, construyendo así desde nuestra realidad el Reino de los Cielos.

    Seguramente, esta forma de ver las cosas desde Dios es una Gracia.

    Al economista: en buena hora que hayas mostrado lo que hay en tu corazón. Más que verte como "economista hablando de teología", veo a "una persona pensando en y hablando de Dios". Y eso es siempre bueno.

    A XavMP: Creemos en la visión beatífica. Veremos cara a cara a Dios, si antes y con la sola ayuda de su Gracia supimos vivir como lo hizo su Hijo entre nosotros.

    QUÉ BUENO PODER HABLAR DE ESTAS COSAS EN UN BLOG.

    ResponderEliminar
  7. Ajá. En lenguaje APB (que es el que entiendo):

    1.- Jesús con sus venida nos abrió las puertas del cielo (cerradas por el pecado original).

    2.- El cielo ya está dado (es la presencia de Dios que ya existe haga lo que yo haga) y lo que hacemos es merecerlo o no cada día.

    ¿Entendí?

    ResponderEliminar
  8. Cada día, cada instante, nos hacemos merecedores (por pura Gracia de Dios) o no (por pura dureza de corazón nuestra) del Cielo, la Vida Eterna, la visión beatífica de Dios.
    Por eso la importancia de santificar nuestro tiempo, dejando que sea Cristo quien viva en nosotros.
    Si todos los bautizados, si todos quienes nos llamamos cristianos viviéramos como Cristo, Único Maestro, qué distinto sería todo, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  9. Sí, Xavier, buscando una vida actual mejor para todos los hermanos -lo que están intentando los obispos al preocuparse por el agua- viviremos todos mejor en la tierra, como es deseo de Dios, haremos más visible el Reino, y también vamos caminando hacia el cielo y ayudando a caminar a otros.
    No se trata de, por mirar el cielo, perder de vista lo de aquí. Estamos aquí, para desde aquí, caminar hacia allí.
    Jesús se pasó cerca de 30 años de su vida haciendo vida común y corriente. Y cada año de esos, o cada día, fue tan valioso y santo como los de su predicación en la vida pública.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Aparte... vos te hacés el malo, pero me parece que -gracias a Dios- sos bastante parecido, en realidad, a tus tíos.

    ResponderEliminar
  11. http://www.zenit.org/article-33666?l=spanish

    ResponderEliminar
  12. Los obispos argentinos se adelantaron a Benedicto!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...