5 de marzo de 2010

Ana Karenina - ¡Lo terminé!

Anteanoche terminé de leer esta novela de Leon Tolstoi (¡aguante los clásicos!). Como no hacerlo recordando que el autor es maestro en la tarea de revelar los mínimos sentimientos de la persona junto con su hipocresía y sus dudas. Si buscan alguien que les tire un gavilla de personajes y que a través de la historia estos personajes se revelen en sus menores detalles, ahí tienen a Leon Tolstoi.

Yo creo, sin haber leído mucho acerca de la vida de Tolstoi, que la obra es una autobiografía donde él mismo se expresa como una suma de caracteres donde impera la figura de Levine pero donde también se reconoce algo de Wronsky. Exégetas me dirán que la declaración de Levine a Kitty pertenece a la propia historia del autor, pero yo voy más allá y me parece que las reflexiones finales de Levine acerca del bien son propias del autor como ninguna anterior del libro.

Es algo que se siente muy fuerte en esta novela y resulta un libro brillante y atrapante, lástima que nuestro tren de vida lo había confinado a mi mesa de luz donde sólo puedo dedicar tiempo a la lectura en el proceso de lograr que alguno de los infantes se duerma en mi cama antes de “pasarlo”.

Ahora sigo con mi lectura de Cuaresma empezando de nuevo “La monté au calvaire” y revisado “El gran combate del reino” para paladear algo de Catecismo de los años 50 con ese delicioso sabor militante.

2 comentarios:

  1. Muy bueno el dibujo.

    Me tentaste (tengo a Ana en la lista de pendientes). Ahora entiendo tu desaparición del eter.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  2. Que lindo...yo la leí de un gastadísimo libro sin tapas que había en casa...la literatura rusa en general es, bien diferente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...