21 de abril de 2010

Tomás con la frente marcada... ¡De nuevo!

¡Ja! La alargo un poco aunque el final del cuento ya está en el título. Lo que pasa es que ya no es sorpresa, el curriculum de Pomi es ese :-),

Es sábado en equitación llevamos la bicicleta de Santi sin rueditas para que en el pasto de la pista aledaña haga sus primeras armas sin asistencia. El susodicho no parecía muy interesado hasta que Pomi tomo la responsabilidad motriz en mano y esclavizó las dotes aeróbicas del padre durante media hora.

Viendo que perdía protagonismo y que su hermano tozudo menor impulsaba de motu propio la independencia al volante, Santiago se puso una pila y desde ese día se largó sin problemas. Ya dobla y detiene su marcha sin problemas.

Por una cuestión de tamaños Pomi lo tiene más difícil. Una vez que está lanzado el pedaleo lo mantiene en pié, pero distinto es arrancar solo ya que no domina el primer impulso. Frenar se gestiona con la vieja técnica de "choque contra algo macizo".

Ayer mientras yo estaba en el Colegio viendo un tema de unas maquinas B asistía a Pomi en uno de sus enésimos intentos (¡es incansable!) y el final fué de lo más abrupto dando la manija del freno en la frente ya marcada en otras oportunidades. El tajo era profundo y de un cm, lo pegamos con gotita y el señor se durmió llorando a las 6 de la tarde para dormir una siesta que terminó esta mañana a las 7.

Foto va

Tomás, otro tajo más

4 comentarios:

  1. Asisto en directo a su crianza:algo mio son.

    ResponderEliminar
  2. ¿Aún con chupete?

    ResponderEliminar
  3. Si, sigue, a lo mejor este año deja. Todos siguieron hasta casi los 5.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya!

    Que se mejore.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...