2 de agosto de 2010

Belgrano, autobiografía y escritos económicos – Felipe Pigna

Me llegó por regalo de Interbanking el libro de Felipe Pigna acerca de Belgrano, en realidad es un compendio de escritos económicos y autobiografía del prócer con una introducción peculiar del mediático historiador. Fue un regalo bicentenárico de la empresa para sus clientes y como a caballo regalado… estuvo unas semanas en mi mesa de luz hasta anoche.

La lectura es… bof, nada vibrante. Sin embargo saco lo bueno en la referencia de Pigna acerca de que Belgrano era el “más católico de nuestros próceres” y me causó gracia porque en esa frase es patente la ignorancia de Pigna acerca de las realidades de la Fe que no pueden excluirse del análisis de la historia argentina desde 1500 hasta por lo menos el gobierno de… Cristina Kirchner. No digo que no se puede ser historiador sin tener Fe, sino que difícil es entender la historia argentina sin haber estudiado o tratando de ignorar la presencia de nuestras raíces cristianas.

Dejando de lado esta introducción de Pigna que además nos trae al tiempo presente con el monótono dictado de unas injusticias en torno a unos dineros donados por Manuel del Corazón de Jesús Belgrano, llegamos a lo que realmente me pareció interesante. La autobiografía de Belgrano es entretenida y pinta un funcionario discreto dispuesto a sacrificarlo todo cuando se lo pidan. Resta completarle a esa imagen mi ignorancia para entender si era modestia o una realidad la aparente poco relevancia de Belgrano, pero no deja de ser la mejor parte del libro.

Es gracioso reconocer en las frustraciones de Belgrano con sus connacionales las mismas que nos tocan vivir hoy cuando vemos el arreglo de las realidades nacionales por unos pocos pesos.

Febo asoma detrás de Belgrano

4 comentarios:

  1. Muy buena reseña.

    A propósito de Belgrano, siempre se repite que fue un abogado/funcionario/economista/filósofo ilustrado/... que tuvo que cortar su carrera para dedicarse a militar, al mismo tiempo que se dice de Saavedra --por ej.-- que era militar.

    Pero el hecho es de que esto es una proyección desde el presente. En primer lugar, porque la carrera militar no existió sino hasta fines del s. XIX. Y en segundo, porque se "congela" la historia con la imagen de 25 de mayo de 1810 de la revista "Billiken". Pero, Saavedra, en realidad, era comerciante y recién tras las Invasiones Inglesas ocupó un cargo de militar --más bien de tipo honorífico--; y, por su parte, Belgrano antes de 1810 ya había ocupado varias veces puestos militares durante bastante más tiempo que el otro.

    Para pensar acerca de estos "manoseos" de la Historia...

    ResponderEliminar
  2. XavMP tratá de ponerle la mano encima a algún otro libro sobre Belgrano. Yo leí un par prestados y no me parece en nada un personaje anodino. Tengo la impresión al contrario que supo destacarse entre los demás.

    CP

    PD: como bien dice el coronel, había pocos militares profesionales (de hecho casi no había cuerpos de línea, ni mucho menos un ejército). San Martín sí lo era, pero aún así tuvo que "truchar" cierto nombramiento honorífico para que lo pongan a la cabeza de los granaderos (mi tocayo Alvear contribuyó en la maniobra).

    ResponderEliminar
  3. Agrego por las dudas: San Martín había hecho su carrera militar en España (recomiendo "vivement" la lectura de su bibliografía a manos de Pasquali).

    Y coronel va con C mayúscula: Coronel (no vaya a ser que me mande sus esbirros cuando ande paseando por la jungla, en Camboya, a rociarme con sus AK47)

    ResponderEliminar
  4. Quédese tranquilo CP ;)

    Muy cierto lo que dice.

    Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...