2 de agosto de 2010

Lucía ¡NO!

¡Que caracter! Lo que cuente es poco, como todos mis hijos Lucía hereda de sus dos abuelas una marcada personalidad, salió fiel al molde y tiene para redistribuir caracter y empuje propio.

Ella, que era mi flor rubia, se va transformando en una pesadilla de contestación. Todo lo que diga el padre tiene un meneo negativo como respuesta, y en el peor de los casos un dedo autoritario y un ruidoso ¡Naaaa!.

La vecina B que la vió nacer y que era uno de sus mayores cariños tiene el corazón partido porque uno de los efectos colaterales de este caracter es una especie de timidez furibunda de ceño fruncido que se niega a dar besos.

Todo Sunchales espera que esto sea pasajero, que quede de esta etapa terrible poco más que esta entrada en el blog y un caracter inevitablemente fuerte pero que sume un poco de bonomía y algunos amaneceres con alegría.

Dios, danos esperanza.

2 comentarios:

  1. ¡Lo hará, lo hará! necesitamos mujeres de carácter y Luli lo tendrá bien templado.
    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja ... te presto a Nacho unos días, que a cada "No!" de tu hija, el contestará, con el mismo dedito levantado, con un "Shhhh!" para hacerla callar.
    Manías de peques. Etapas .... ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...