15 de octubre de 2010

Laberinto para Pomi

El miércoles se anunció y fue un día de lluvia con tormenta como los que estamos viviendo en las últimas semanas. Como nunca habíamos visto en años anteriores, la primavera se despertó rápido y los campos refulgen en “distintos tonos de verde” – cántese aquí la zamba de Catamarca-.

El desafío era hacer malabarismos y entretener a la vez a Lucía, Tomás y Santiago que debido a las inclemencias no iban a tener juegos afuera, ni deporte. En medio de la refriega surgió la idea de ordenar el último desastre para ir luego a dibujar. Cumplimos con los roles no sin obstáculos, Pomi y Santi llevan muy mal eso de disciplinarse en las virtudes del orden y la constancia.

Resultado: llegamos a la zona de dibujo con Pomi hecho un mar de lágrimas aumentadas por la inminencia de la saturación de encierro y la falta de siesta. Para calmarlo propuse dibujar un laberinto, un “maze” les dije para incrementar el misterio.

Como en otras oportunidades terminé 20 minutos después de que mis hijos borronearan un par de hojas y suspendí en varias oportunidades para diluir peleas de orcos demasiado violentas. Como Pomi no pudo terminar el laberinto se los dejo a ustedes para que amenicen la mañana o impriman para sus adjuntos miniatura, la idea es reunir al bebé llorón con su madre consoladora.

image

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...