9 de noviembre de 2010

Se lo digo a los conversos

Ojo, esta es una idea que se me cruzó hace unos días. ¿Requiere más vueltas? es una duda que todavía tengo.

“Yo les aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos, que no necesitan arrepentirse.”

Surgió pensando en el texto de “habrá más alegría….” Y quería agregarle que no solo en los Cielos. Acá abajo hay gran alegría por cada uno de los que se cruza a esta orilla, no solo por el hecho de que somos ahora uno más o de que se salva un alma sino porque además representa para nosotros, viejos católicos perseverantes de años y de familia, una evidencia insuperable de la presencia de Dios en la historia.

Querido converso, tu llegada a la Iglesia es un río de agua fría en este corazón árido y cubierto de polvo que en los últimos 30 años se movió con constantes idas y vueltas entre la Gracia y sus pecados, tu llegada es la confirmación de que a pesar de todo el pesimismo que le ponemos a nuestras esperanzas, el Espíritu Santo sigue domando almas.

Los primeros tiempos van a ser muy duros, vas a ver cómo hacer el cruce es una mezcla de alegría y desilusiones, es como entrar al cine: el cartel puede ser muy tentador, pero una vez sentado el espectador de enfrente mide 1.92 y habla ruidosamente por celular.

Justo ayer leía esto cortito y fresco

image

Entiendo que el problema es que somos eso que puse más arriba “viejos católicos perseverante de años y de familia”, no supimos convertirnos y la bofetada de la conversión brillante del otro nos muestra nuestro egoísmo y tibieza.

Gracias por dejar que Dios tome tu corazón, nos hacía falta.

1 comentario:

  1. 1.- Me suena conocido ese grabado...

    2.- Yo cambiaría "domando almas" por "elevando almas".

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...