6 de diciembre de 2010

¡Eh!, terminé de leer Verbum domini.

En particular fue una muy buena lectura gracias a los oficios de hjg y su formato de pdf. Recuerdo de la lectura de este documento los pasajes relacionados a los Salmos y me arrepiento no haber birlado esa copia de origen mormón de los salmos que había en la mesa de la sala de espera de Alcom SA, donde le hicieron la Tomografía tranquilizadora a kamikaze Pomi.

Lean el documento que amenaza desde sus 200 páginas pero que se lee muy bien y que es muy educativo cuando nos explica cómo deben complementarse los distintos métodos exegéticos.

En la punto 29 en el primer párrafo se nos recuerda que inclusive los primeros textos del Génesis están influidos por un entorno de crecimiento y tradición, ni que hablar de la liturgia. Esto es importante, no está de un lado la tradición y del otro las escrituras, desde el principio ambas son realidades de la Fe que nos guían y se complementan, es fuerte pero equivocada la idea de algunos de considerar que primero viene la Escritura y después la Tradición como inconexos.

En efecto, « las tradiciones de fe formaban el ambiente vital en el que se insertó la actividad literaria de los autores de la sagrada Escritura. Esta inserción comprendía también la participación en la vida litúrgica y la actividad externa de las comunidades, su mundo espiritual, su cultura y las peripecias de su destino histórico. La interpretación de la sagrada Escritura exige por eso, de modo semejante, la participación de los exegetas en toda la vida y la fe de la comunidad creyente de su tiempo ».86

Lo bueno para mí fue descubrir aquello de que hay que llevar a la práctica lo que el Papa propone acerca del método histórico crítico y el siguiente párrafo que es un desafío que se desarrolla más adelante en le texto:

Fe y razón en relación con la Escritura

36. Pienso que puede ayudar a comprender de manera más completa la exegesis y, por tanto, su relación con toda la teología, lo que escribió a este propósito el Papa Juan Pablo II en la Encíclica Fides et ratio. Efectivamente, él decía que no se ha de minimizar « el peligro de la aplicación de una sola metodología para llegar a la verdad de la sagrada Escritura, olvidando la necesidad de una exegesis más amplia que permita comprender, junto con toda la Iglesia, el sentido pleno de los textos.

Cuantos se dedican al estudio de las sagradas Escrituras deben tener siempre presente que las diversas metodologías hermenéuticas se apoyan en una determinada concepción filosófica. Por ello, es preciso analizarla con discernimiento antes de aplicarla a los textos sagrados ».115

El problema que veo con el método histórico-crítico es que cualquier neófito, con un par de conocimientos arqueológicos poco comunes puede pasar por ser un experto o hacerse dueño de la Liturgia –que es un don- para aplicar un arqueologismo sin sentido que ignora aquello de la Tradición.

Me queda como pendiente buscar ese Directorio General para la Catequesis que menciona el punto 74. ¿alguien lo conoce?

Destaco a corolario de nuestro enlace anterior de Grupo de Familias, el extracto del punto 85:

e) Palabra de Dios, matrimonio y familia

Del gran misterio nupcial, se desprende una imprescindible responsabilidad de los padres respecto a sus hijos. En efecto, a la auténtica paternidad y maternidad corresponde la comunicación y el testimonio del sentido de la vida en Cristo; mediante la fidelidad y la unidad de la vida de familia, los esposos son los primeros anunciadores de la Palabra de Dios ante sus propios hijos. La comunidad eclesial ha de sostenerles y ayudarles a fomentar la oración en familia, la escucha de la Palabra y el conocimiento de la Biblia. Por eso, el Sínodo desea que cada casa tenga su Biblia y la custodie de modo decoroso, de manera que se la pueda leer y utilizar para la oración. Los sacerdotes, diáconos o laicos bien preparados pueden proporcionar la ayuda necesaria para ello. El Sínodo ha encomendado también la formación de pequeñas comunidades de familias, en las que se cultive la oración y la meditación en común de pasajes adecuados de la Escritura.286 Los esposos han de recordar, además, que « la Palabra de Dios es una ayuda valiosa también en las dificultades de la vida conyugal y familiar ».287

Es instructivo el punto 99 para los que nos gusta la comunicación e internet y además es de destacar el siguiente extracto referido al sufrimiento y que tan al caso viene estos días a consolar la enfermedad de Pinette, para quien empezamos a incluir un padrenuestro especial en la bendición de la mesa en casa.

En efecto, en el momento del dolor es cuando surgen de manera más aguda en el corazón del hombre las preguntas últimas sobre el sentido de la propia vida.

Mientras la palabra del hombre parece enmudecer ante el misterio del mal y del dolor, y nuestra sociedad parece valorar la existencia sólo cuando ésta tiene un cierto grado de efi ciencia y bienestar, la Palabra de Dios nos revela que también las circunstancias adversas son misteriosamente « abrazadas » por la ternura de Dios. La fe que nace del encuentro con la divina Palabra nos ayuda a considerar la vida humana como digna de ser vivida en plenitud también cuando está aquejada por el mal. Dios ha creado al hombre para la felicidad y para la vida, mientras que la enfermedad y la muerte han entrado en el mundo como consecuencia del pecado (cf. Sb 2,23-24). Pero el Padre de la vida es el médico del hombre por excelencia y no deja de inclinarse amorosamente sobre la humanidad afligida. El culmen de la cercanía de Dios al sufrimiento del hombre lo contemplamos en Jesús mismo, que es « Palabra encarnada. Sufrió con nosotros y murió.

Con su pasión y muerte asumió y transformó hasta el fondo nuestra debilidad ».346 La cercanía de Jesús a los que sufren no se ha interrumpido, se prolonga en el tiempo por la acción del Espíritu Santo en la misión de la Iglesia, en la Palabra y en los sacramentos, en los hombres de buena voluntad, en las actividades de asistencia que las comunidades promueven con caridad fraterna, enseñando así el verdadero rostro de Dios y su amor. El Sínodo da gracias a Dios por estos testimonios espléndidos, a menudo escondidos, de tantos cristianos –sacerdotes, religiosos y laicos– que han prestado y siguen prestando sus manos, sus ojos y su corazón a Cristo, verdadero médico de los cuerpos y las almas.

La conclusión del documento va por el lado de hacernos notar que el anuncio es para toda la creación, no es algo privativo del hombre y eso me llamó la atención. ¡Claro!, el Evangelio es para todos. ¡Qué revelación!, también me quedo pensando en eso de “anunciadores convencidos y persuasivos de la Palabra del Señor” sin duda soy convencido pero persuasivo no ha sido nunca mi fuerte y el compromiso después de leer Verbum Domini es meter más los Evangelios en el día y empezar a memorizar algunos fragmentos de especial interés.

Lean.

1 comentario:

  1. tengo una copia del Directorio General para la Catequesis
    En papel! es un libro de la que acá
    edito el departamento catequesis de la Conferencia Episcopal
    lo conseguí en una reuniones de capacitación, ya que es un documento de la Congregación para el Clero seguro que esta en la WEB. Esta bueno el libro, es "muy técnico" pero si te
    interesa el tema te gusta

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...