3 de marzo de 2011

Pinette

El Domingo a la tarde recibí el llamado que esperaba anunciando la muerte de Pinette. En paz descanse.

Una muerte como la de Pinette tiene el efecto inmediato de traernos a la memoria los momentos que hicieron de esa vida memorable y una marca en nuestras infancias. Los primos Laxague tienen todos en la garganta el recuerdo del licuado de media tarde que Pinette nos preparaba, a algunos de manzana y a otros de banana. Todos recordamos su lugar en la mesa grande del campo racionándonos el queso que tratábamos de apurar antes de que llegue la sopa con las galletas que hacía Aitachi. Son uno y mil gestos bien de Pinette que todos recordamos.

Recordamos su falcon gris que se iba los sábados a la tarde a misa y su saludo lleno de afecto cuando llegábamos al campo para pasar esas eternas vacaciones que nos hicieron lo que somos y que Pinette se encargaba de rociar periódicamente con DG6.

Estos dos meses de enfermedad yo fuí siguiendo cada paso por mail, y muchas veces empecé a escribir el correo de despedida que nunca salió. Mea culpa, ahora se que Pinette sigue este blog entrada a entrada, me quedo con la paz que deja su partida y con la descripción de su entierro rodeada de todos los tíos, de un montón de oraciones y de nombres míticos como Morrrrandi,y otros.


image

9 comentarios:

  1. Muy lindo Javier, asi la recuerdo yo tb...
    Un beso

    Clara

    ResponderEliminar
  2. Esos recuerdos y cuántos más... Que lindo post...

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo Javier, me acorde mucho de sus licuados y las charlas que tenia con ella.

    ResponderEliminar
  4. De pomme pour moi STP!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. una grande Pinette. Me acuerdo también de las camisas a cuadritos que usaba, del queso que rallaba en la mesa verde y de muchas otras cosas más, que como vos decis, marcaron nuestro carácter.
    Recemos por su alma, y para agradecer a Dios por habernos dado a Pinette

    ResponderEliminar
  6. Huuuu, siempre había un voluntario para "emparejar" el queso que había quedado mal cortado.
    Muy linda semblanza. Ahora esta junto a Dios, que todo lo ve, así que nada de ir a sacar cosas de la despensa sin permiso.

    JeanMP

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post, inmejorable!! no se olviden del misterio del falcon, durante años (tal vez hoy tb??) llenando el radiador con agua cada vez que iban a prrrrrringlesssss.

    Pobre, me acuerdo que le sacábamos canas verdes...

    De chico me acuerdo que siempre nos pedía llenar algunos paniers con piñas pour la chaudiere!!! eso era lo peor que nos podía pasar.

    Marcos

    ResponderEliminar
  8. yo tambien me quede con la carta miles de veces empezada y nunca terminada....tantas cosas para decirle, pero sobre todo tantos buenos recuerdos! ahora es parte de nuestro plantel especial de angeles a los que le pedimos cosas todos los dias....y siempre estan para nosotros.

    besos

    agus

    pd: en cuanto haga calor me hago un licuado de manzanas como ella los hacia y me lo tomo en su nombre!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...